Los eventuales denuncian el "enchufismo" en la bolsa de trabajo del SAS

  • El colectivo Aesas lleva a juicio la última contratación de plantilla por "ilegal" y "fraudulenta". Las primeras, en Sevilla, Granada y Málaga el 25 de agosto.

Comentarios 34

La bolsa del trabajo del SAS (Servicio Andaluz de Salud) es "ilegal" y "fraudulenta". Sin ambages, ni rodeos, así califica la Asociación de Eventuales del SAS (Aesas) la que a día de hoy pasa por ser la principal vía por la que los profesionales sanitarios con este tipo de contratos pueden acceder a un puesto de trabajo en todas las categorías, desde médicos a personal administrativo, dentro del gigante que es la sanidad pública andaluza. En esa bolsa de empleados temporales hay inscritas más de 370.000 personas.

El colectivo reúne ya el apoyo de más de 500 profesionales de todas las provincias y se ha caracterizado desde su creación por su definición apolítica y asindical, pero sobre todo por su firme voluntad combativa en los juzgados. Aesas nació en Cádiz el pasado enero espoleada por el triunfo en los tribunales de dos médicos eventuales del Hospital Universitario Puerta del Mar que reclamaban su plaza; el juez argumentó entonces que, "atendiendo a su elevada antigüedad" la calificación de "la relación de carácter laboral" es de "indefinida". El SAS lo tuvo claro y recurrió ambas sentencias ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). De no hacerlo, se hubiera abierto la puerta a una hipotética regularización de miles de plazas que hoy cimbrean en el limbo de los contratos temporales. El SAS sólo reconoce a unos 6.000 eventuales, mientras los sindicatos elevan la cifra hasta los 14.000 o 16.000 profesional, un pequeño gran ejército con bata blanca hoy levantado contra la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales.

Lo que vienen a reclamar los profesionales de esta plataforma es que se les reconozca su condición de personal laboral -su plaza- habida cuenta de que mantienen una relación contractual que en algunos casos alcanza los 18 años y ello pese a que "las bolsas de empleo sólo se pueden usar para la contratación de menos de seis meses, pero se hace durante años, dependiendo de la coordinación del departamento o del centro, lo cual no hace objetivo un sistema de contratación que debe ser pulcro", defiende Manuel Martos, abogado y secretario de Aesas.

En la teoría de la Administración pública, apunta Martos, cuando se realiza un contrato "eventual" es "para un puesto de confianza", a modo de los asesores y profesionales que pueblan los distintos departamentos del gigante público. "¿Tiene la consejera [de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio] relación de confianza con los 14.000 eventuales. Es un disparate, claro]?", explica Martos.

La sanidad pública andaluza se asienta hoy sobre una plantilla de profesionales de los que la mitad de eventuales que tiene contratado el SAS son médicos con reducciones del 25%, 50% y hasta el 75% de la jornada laboral y del sueldo -desde 2010, los contratos eventuales que se han firmado han cubierto un máximo del 75% de la jornada-, profesionales para los que la renovación de su contrato se realiza, en muchos casos, de manera mensual o semanal.

En la práctica, esto desencadena en una suerte de bucle infinito de contratos eventuales en torno al mismo profesional que, en muchos casos, acumula trienos con la Administración pública sin que su plaza cuente de forma alguna para ella. Porque una cosa son las plazas estructurales, las que tienen asignación presupuestaria y por tanto existen para las cuentas anuales de la Junta de Andalucía, y otra las plazas no estructurales, las que no tienen una asignación presupuestaria específica en las partidas del SAS. A fin de cuentas, el tipo de plaza condiciona la precariedad con la que se desempeñe el trabajo porque en la última contratación -que ya está denunciada por Aesas- a los no estructurales se les realizó contrato hasta el 30 de septiembre de 2014 y sin embargo los estructurales alargan su contrato hasta el 31 de enero de 2015. "Si no paramos esto, el 30 de septiembre habrá más despidos", sentencia Martos sobre la mermada plantilla de la sanidad pública en Andalucía, que en los últimos tres años ha perdido unos 7.000 profesionales. En la actualidad ronda los 90.000 profesionales, según datos del Ministerio de Hacienda a enero de 2014, cifras que, como denuncia la Junta, no recogen el número de eventuales.

La lógica llevaría a pensar que son los trabajadores con más antigüedad los que acceden a las plazas estructurales y los nuevos a las no estructurales... "pero esto casi nunca es así: la discriminación es absoluta hacia los trabajadores más antigüos, por no querer reconocerles que son indefinidos laborales", apunta el abogado. En esta lucha contra el SAS no todas las voces suenan igual, básicamente porque, denuncia Martos, "hay un pacto de no agresión por parte de los principales sindicatos", de modo que en la práctica, y siempre según el testimonio del abogado de Aesas, "los sindicatos son lo que controlan la bolsa de trabajo".

El sistema de contratación, "amparado en bolsas de trabajo ilegales, merma los derechos laborales" porque, apunta, "la discrecionalidad y la parcialidad amparan los enchufismos y miedos entre los trabajadores temporales". El problema de la bolsa es que "se contratan a trabajadores con menos puntos", asegura.

¿Es esto legal? Esto es lo que trata de combatir Martos en los juzgados. En la última contratación de este personal se han producido despidos en las distintas provincias , razón por la que Aesas ha interpuesto una demanda contra el SAS, sumada al goteo de demandas individuales con las particularidades de cada caso. El primer juicio será el 25 de agosto y habrá vistas en Sevilla, Málaga y Granada. Las demandas presentadas por los asociados de Aesas contra el SAS van para largo: "Tenemos la última citación en Sevilla para 2018". Tras la reunión en el Parlamento el 16 de mayo de Aesas con la consejera, "las posiciones aún no se han encontrado, aunque mantiene que el problema del personal le es prioritario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios