La familia de Marta del Castillo la busca en solitario

  • La familia de Marta busca por su cuenta el cadáver en Camas

Comentarios 29

Entre unos matorrales junto al cauce del arroyo Caño Ronco, José Antonio Casanueva abre un pequeño hueco en el suelo con una pala mientras su inseparable amigo Florentino le protege de la lluvia con un paraguas. El abuelo de Marta del Castillo cava junto a unos 15 vecinos de Camas en una zona situada más arriba de la indicada en un principio por la ex novia de Miguel Carcaño en su declaración ante la Policía.

La búsqueda refleja la desesperación de la familia de Marta. En un día de lluvia, con el campo embarrado hasta el punto de que varios periodistas resbalaron en el fango, en un lugar de difícil acceso, entre el arroyo Caño Ronco y unos olivares, la familia cree que puede encontrarse el cadáver de la joven. Dos videntes indicaron la zona, alejada unos 800 metros de la de la primera búsqueda en Camas, y la familia quiere al menos quedarse con la seguridad de que allí no está su nieta.

"Hemos pedido permiso al propietario del terreno. Hoy sólo hemos estado desbrozando un poco esto, limpiando el terreno. Ahora estamos esperando que el Ayuntamiento de Camas nos facilite una pequeña máquina retroexcavadora para abrir el terreno. Para ello vamos a hacer una cuadrícula como las que hacen los arqueólogos. Ojalá encontremos algún indicio", explicó el abuelo, que está siendo apoyado por los vecinos del barrio de Caño Ronco.

La familia de Marta inicia la búsqueda por su cuenta y riesgo del cadáver después de que el juez de Instrucción 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, descartara hace unos meses ordenar la reapertura de una zanja situada tras la casa de la calle Camino del Monte en la que vivía la ex novia de Miguel Carcaño, una menor de 14 años que aseguró a la Policía que éste le había dicho que había arrojado el cadáver de Marta en una zona situada detrás de la vivienda. Los padres de Marta solicitaron al juez la reapertura de esta zanja, pero la Policía corroboró que ésta se había cerrado antes de la fecha del crimen. Ahora la búsqueda es casi un kilómetro más arriba, en un terreno mucho más abrupto por el que fluye el arroyo Caño Ronco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios