El futuro de Estepona queda en manos de cuatro concejales imputados

  • Los socialistas exigen a sus ediles que entreguen las actas · PA e IU, socios del PSOE, condicionan la continuidad del gobierno a la marcha de los detenidos

La incertidumbre se mantiene sobre el futuro político de Estepona. Tras la anunciada dimisión del ahora encarcelado alcalde, Antonio Barrientos, los interrogantes siguen pesando sobre el paso que darán los concejales socialistas que fueron detenidos con él en el marco de la operación Astapa y que están imputados en la causa: Francisco Zamorano, María Luisa Rodríguez, María Victoria López y Asunción López. Ninguno de ellos ha desvelado aún si dimitirán y entregarán sus actas como miembros del salón de plenos, que es justamente lo que les exige el PSOE.

La intención de los socialistas es concretar la expulsión de los cuatro ediles, al tiempo que les instará a dejar sus actas de concejal. De esta decisión dependerá el futuro del gobierno local, más aún si se tiene en cuenta que dos de los actuales socios del PSOE, PA e IU, ya le han exigido públicamente la salida de esos cuatro ediles para mantener el actual pacto.

Los resultados cosechados en los últimos comicios dieron al PSOE la mayoría con 11 concejales, a los que se sumaron como parte del Ejecutivo los dos ediles del PA y los dos ediles de IU y Estepona 2007. En la oposición se mantienen el PP, con cinco ediles, y el PES, con otros cinco, de los que dos, José Ignacio Crespo y Manuel Reina, se encuentran en prisión por el caso Astapa.

El alcalde accidental de la localidad, el andalucista Rafael Montesinos, abogó por la continuidad del actual gobierno municipal, aunque defendió que se realicen "cambios". Más contundente fue el coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, quien pidió "un giro radical y drástico" a lo sucedido en la localidad, lo que, a su juicio, pasa por la salida del Ayuntamiento de los concejales imputados. "Estepona necesita un pleno con garantías de ediles no contaminados", manifestó.

El presidente del PP de Málaga, Joaquín Ramírez, consideró ayer que la operación Astapa salpica a todo el equipo de gobierno, "a los que tienen una responsabilidad penal y al resto porque o son unos incautos y no se han enterado de nada o han mirado para otro lado, lo cual sería muy grave", dijo.

Ayer se conoció quién es la persona a la que le corresponde sustituir a Barrientos como edil del Ayuntamiento. Su nombre es Sergio López, quien ya tiene experiencia en la tarea municipal, puesto que fue edil en distintas áreas. En estos momentos ocupa un cargo de confianza en el Gabinete de Alcaldía, cuyo jefe, José Flores, también está detenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios