Menos gente a la puerta pero los mismos insultos

  • Los periodistas de programas del corazón son las estrellas en la Cuesta de las Calesas

Comentarios 4

Menos gente pero los mismos insultos que el lunes tuvieron que escuchar ayer María José Campanario y sus familiares a la salida de la Audiencia Provincial, sobre la una del mediodía. "Ladrona", "choriza" o "ratera" siguieron siendo los improperios preferidos que salían de la boca del público que se concentró a la entrada de la sede judicial. Eso sí, eran menos que el primer día de juicio pero los que estaban, si no todos en su mayoría, ya habían pasado la tarde del lunes en el mismo sitio. Parece que les gustó la experiencia y que no tenían otra cosa mejor que hacer durante la mañana de ayer.

Los nuevos asistentes aprovecharon para hacerse fotos con los periodistas del corazón, verdaderas estrellas de estas jornadas en la Cuesta de las Calesas de Cádiz. Con María Patiño, Carmen Pardo o Isabel Rábago, que por ser "amiga" de Campanario también tuvo que soportar insultos de algunas personas concentradas en el lugar. En la espera, también obtenían su particular momento de gloria interviniendo en los vídeos que preparaban los periodistas para sus programas rosas, contando sus dificultades y la cara que le había echado la 'Campa' al asunto a su parecer. Ya digo que muchos repitieron, ayer salieron en una televisión y hoy lo habrán hecho en otra.

Y a punto estuvieron de perderse el momento de la salida de Campanario, Jesulín y su suegra de los juzgados. Hubo un amago para salir por otra puerta distinta aunque finalmente la Policía recomendó que se hiciera igual que el día anterior, con protección policial y las vallas. En la salida del lunes le llovieron los insultos, no sólo a Campanario sino a su marido Jesús Janeiro, su madre o sus abogados, y hubo personas que aporrearon su coche e incluso intentaron abrir una de sus puertas. Ayer, fue menos pero aún así volverían a pasar el trago.

Hubo más revolución ayer con Casto y su abogado, Felipe Meléndez. Mientras Carretero se escabullía entre otras 'bonitas palabras' del público, los reporteros y sus cámaras se arremolinaron alrededor del médico y su defensor, que precisamente habló de lo mediático del caso. En el medio del mogollón más gente. "Señora que estoy trabajando", le dijo una periodista a una mujer que también intentaba fotografiar el momento. "Y a mi qué", fue su respuesta.

Dentro los acusados, sus familiares y los abogados aprovecharon los recesos para comentar la jugada entre ellos . Se pudo ver a Jesulín hablando con José Luis López, El Turronero, o comentando sus aficiones con un agente. Antes de que comenzara la sesión, Jesús Janeiro le daba un beso a su mujer, igual que el día anterior.

El show también llegó a la sala. El presidente del tribunal dijo que los agentes habían tenido que expulsar a una persona del público, que no era periodista, por grabar imágenes con el móvil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios