González Cabaña

"No hablo con la dirección del PSOE-A desde hace un mes"

  • "El espectáculo del lunes puede habernos hecho perder muchos votos"

Comentarios 14

Desde Madrid, donde acudió ayer a la sede de Ferraz para ultimar la próxima campaña electoral, el secretario general del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña, se sincera con este periódico tras todo lo sucedido el pasado lunes con la dimisión de Luis Pizarro y el cese de Gabriel Almagro. Intenta morderse la lengua, pero no siempre lo consigue.

-Para mañana (hoy para el lector) ha convocado usted una reunión de urgencia con todos los secretarios generales de las agrupaciones socialistas de la provincia de Cádiz. ¿Qué es lo que les va a decir?

-Pues un único mensaje: que lo importante es ahora la campaña electoral. Ahora toca ganar las elecciones municipales, ese es mi trabajo. Si alguno ha optado por tomar decisiones en momentos inoportunos, es su problema.

-¿Cuál es su valoración de la crisis abierta el lunes en el Gobierno andaluz?

-Pues que hemos dado un espectáculo muy negativo ante la ciudadanía. Eso es evidente. Y repito lo que he defendido siempre: que las diferencias, si las hay, hay que dirimirlas en los órganos internos del partido y cuando toque. Lo que creo que es un error es que esas diferencias internas salpiquen a los cargos institucionales.

-¿Cree usted, pensando en las elecciones municipales, que el PSOE ha perdido votos con todo este revuelo?

-Digamos que algunos, con sus actuaciones, pueden habernos hecho perder votos. Pero si seguimos trabajando como lo estamos haciendo, creo que aún podemos recuperar muchos de ellos.

-¿Es verdad que se ha enterado de todos los cambios en el Gobierno andaluz por la prensa?

-Sí, pero si tenemos en cuenta que nadie de la dirección del PSOE-A me llama desde hace un mes, es lógico que haya sido así. No tenía otra forma de enterarme. La última vez que hablé con alguien de la dirección regional del partido, en concreto con Susana Díaz, fue el domingo 13 de marzo, justo un día antes de que los periódicos del Grupo Joly anunciaran el ofrecimiento del partido a Manuel González Fustegueras para que liderara la candidatura en Jerez. Desde entonces no me llama nadie.

-Muchos piensan que se ha llevado a cabo un ajuste de cuentas tras el caso Fustegueras y su oposición frontal a la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez. ¿Se siente usted en el centro de la diana?

-No, yo no voy a hacer valoraciones de ese tipo. Insisto: mi trabajo ahora radica en preparar la campaña electoral para que el PSOE vuelva a ganar unas elecciones en la provincia de Cádiz.

-En estos dos días, ¿se le ha pasado por la cabeza dimitir?

-¿Dimitir de qué?

-Pues de secretario general del PSOE de Cádiz.

-No, no, ni por asomo. Pero, ¿por qué tendría que dimitir? Mire, una cosa es dimitir de los cargos públicos y otra de los cargos orgánicos. Y ahí le garantizo que yo no abandonaré el barco. Sería traicionar nuestro trabajo orgánico de todos estos años. Y con lo que tenemos por delante, sería un error.

-¿Se siente usted huérfano con Luis Pizarro fuera de la dirección regional del PSOE y ahora también fuera del Gobierno andaluz?

-No, no hay una sensación de orfandad. Luis está conmigo y yo estoy con él. Los dos somos gente de raza. Además, tanto Luis Pizarro Como Gabriel Almagro siguen siendo militantes muy valiosos y yo voy a contar con ellos. Y en lo institucional creo que han hecho un trabajo admirable.

-¿Ha hablado usted ya con Francisco Menacho, el nuevo consejero de Gobernación y Justicia?

-Me llamó el lunes por la tarde para decirme que le habían ofrecido el cargo.

-¿Y le ha felicitado ya?

-Le dije que si eso era lo que quería, pues que mucha suerte.

-¿Pero se siente usted traicionado por él?

-No. Traición es una palabra demasiado fuerte.

-Se da por hecho que el próximo martes puede haber más relevos de delegados provinciales, en concreto de algunos muy vinculados tanto a Pizarro como a usted. ¿Qué opina de ello?

-Creo que eso forma parte de la rumorología interesada. No le doy mucho crédito.

-Pero si así sucediera, ¿que haría usted?

-Pues acatarlo. No me parecería bien, porque creo que todos los delegados están haciendo un gran trabajo y no hay razones objetivas para dejar de contar con ellos. Pero si alguno es relevado sería por una decisión del Consejo de Gobierno que habría que acatar. Eso sí, a mí también me gustaría que en otros ámbitos se acataran los dictámenes que establece la ejecutiva provincial que yo encabezo.

-¿Y es cierto que usted frenó la tarde del lunes un amago de dimisión en bloque de todos los delegados provinciales de la Junta tras conocerse el relevo de Almagro y la dimisión de Pizarro?

-Digamos que la noticia causó una gran sorpresa en todos los delegados y que algunos de ellos anunciaron que iban a poner su cargo a disposición de sus consejeros. Pero lo pudimos frenar a tiempo. Les dije que eso no tocaba ahora.

-Alfredo Pérez Rubalcaba, con el que usted mantiene una estrecha relación, ha dicho que hablar de crisis en el PSOE-A le parece una exageración y que apuesta por Griñán como candidato a la reelección en las andaluzas de 2012. ¿Qué opina usted?

-Alfredo Pérez Rubalcaba es uno de los políticos más inteligentes que he conocido en toda mi vida. Ha dicho lo que tenía que decir, y si no hubiera dicho lo que ha dicho, me habría decepcionado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios