Cuatro heridos en un incendio provocado en un asentamiento de Barbate

  • La Guardia Civil investiga el suceso, acontecido en la prórroga de la Copa del Rey. Un bombero voluntario resulta accidentado.

 Cuentan que fue en la prórroga de la final de la Copa del Rey. El Real Madrid acababa de meter el gol  que le valió la victoria, y ellos a punto estuvieron de saltar por los aires. Las llamas comenzaron a devorar el techo de una de las chabolas del asentamiento de Pozo Montano, en Barbate, donde habitan  una docena de familias, extendiéndose rápidamente  a otras.

Por fortuna,  sólo cuatro personas resultaron heridas, una mujer y tres hombres, uno de ellos, un bombero, pero  de carácter leve.  El fuego también obligó a desalojar a tres familias.

La rápida intervención de los Bomberos  fue providencial  para evitar que la zona se transformara en un polvorín. Y es que cuando los efectivos del Consorcio  llegaron, había  un generador en llamas, que acabó estallando. También estaban aparcadas dentro de las chabolas tres motos y dos ciclomotores, que quedaron completamente calcinados, según los vecinos,  junto a varias bombonas de gas butano y de camping gas, una de las cuales llegó a explotar.  

Según informó el Servicio Coordinado de Emergencias 112 de Andalucía, fue a  las 23:53 del miércoles cuando se recibió la alarma del incendio. Rápidamente dieron  aviso a los Bomberos,  a la Guardia Civil y a los Servicios Sanitarios del 061, que atendieron a los heridos en el lugar de los hechos. En primer lugar  fueron atendidos dos hombres, de 21 y 34 años de edad, y  una mujer de 40 años. Posteriormente los bomberos atendieron a otro hombre, que presentaba zumbido de oídos   debido a la explosión de una bombona de camping gas, y que resultó ser uno de los bomberos voluntarios de Barbate que se personaron en el asentamiento  para  ayudas en las tareas de extinción de las llamas.

Según informaron  desde  el Consorcio  Provincial de Bomberos, el  fuego afectó a unos  500 metros cuadrados de superficie, ardiendo  chabolas de madera sin instalación eléctrica, enseres varios, pasto, plásticos y basura. La combustión produjo  una gran cantidad de humo que obligó a desalojar a tres familias, que fueron realojadas en un hotel de la localidad. 

Hasta allí también  se desplazaron agentes de la Guardia Civil, que, según pudo confirmar esta redacción, han abierto una investigación al existir sospechas más que fundadas de que el  incendio fue provocado. Las familias desalojadas mientras tanto volvían ayer a las chabolas para constatar que  quedaba poco por  rescatar, que prácticamente lo habían perdido todo.

Tanto Luisa, una mujer de 40 años residente en el asentamiento  desde hace diez años, junto a su marido, sus tres hijos y sus  dos  nietos, señalaron su indignación por la falta de respaldo recibido desde el Ayuntamiento.  "Esto es una vergüenza. El alcalde no ha venido, así como tampoco otros políticos", lamentaba uno de los perjudicados.  

Luisa, por su parte,  se quejaba de que en principio sólo les han garantizado el alojamiento en el hotel por tres días, hasta el lunes.  Fue hace ya más de una década cuando las primeras chabolas  se asentaron en Pozo Montano. Hoy son ya una docena de familias las que viven en esta poblado, buscándose la vida, aseguran, vendiendo chatarra o pescando cangrejos en un cercano río.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios