Un hombre degüella a su mujer en Almería y confiesa al ser detenido

  • La pareja, inmigrantes de Bolivia, tenía dos hijos pequeños, ausentes en el momento de la agresión · La víctima, de 26 años, nunca presentó denuncias por malos tratos

"Era un hombre muy educado, cariñoso y simpático. Parecía que quería mucho a su mujer. Pero la ha matado". Así describía una vecina del barrio de Nueva Andalucía, de Almería, a J. I. M., un joven de 31 años y de nacionalidad boliviana que en la madrugada del jueves presuntamente acuchilló y degolló a su mujer después de mantener una discusión en el interior de su domicilio.

La víctima, de 26 años y también boliviana, nunca había presentado una denuncia por malos tratos. Es más, los vecinos ni siquiera habían escuchado a la pareja discutir, ni ayer ni en días anteriores.

Los hechos ocurrieron poco antes de las tres de la madrugada en el número 22 de la calle Poeta Gonzalo de Berceo. Fue la propia hermana del homicida la que dio aviso a los servicios de emergencias y a la Policía, y la que aseguró a los agentes que su hermano había matado a su mujer a puñaladas.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó una patrulla de Policía Nacional, Policía Local, y el 061 cuyos efectivos sanitarios no pudieron hacer nada para salvar la vida de la joven, tan sólo certificar la muerte. El agresor, que se encontraba en el interior de la vivienda cuando llegaron los agentes, confesó el delito y fue detenido.

Según apuntaron fuentes de la investigación, el cuerpo de la víctima se encontraba en el interior del dormitorio de matrimonio, en posición de cúbito supino y presentaba múltiples heridas en la cabeza, en el cuello y también en las manos ya que intentó defenderse de la agresión. El homicida confeso degolló a su mujer con una navaja de mariposa y además le provocó varias heridas en el cuero cabelludo y en la frente con una piqueta. El cadáver también presentaba lesiones en las manos, lo que indica que ante la brutal agresión, la víctima intentó defenderse.

La Policía encontró en la vivienda un documento manuscrito por el agresor en el que relataba presuntas desavenencias en la pareja, por lo que al parecer, han sido los celos el desencadenante del crimen de la joven M. R. E., en mitad de una discusión.

La pareja llevaba casi dos años en Almería aunque no ha sido hasta hace pocos meses cuando comenzaron a tramitar la documentación por arraigo. La joven deja dos hijos menores, de 5 y 8 años, que no presenciaron la agresión, y que ahora se encuentran al cuidado de la hermana de la fallecida.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, instó a las mujeres maltratadas a "no tener miedo y denunciar. La denuncia es la puerta de entrada a todo ese sistema de protección", dijo Aido, en referencia al Plan de Atención y Prevención de la Violencia de Género para la población inmigrante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios