El juez niega una implicación "directa y decidida" de la familia de Bretón

  • El magistrado decide hoy si prorroga de nuevo el secreto o permite que los abogados accedan ya a todas las pruebas · Un auto destaca el interés del imputado en manipular a sus personas allegadas.

Comentarios 1

Mucho se ha hablado en los últimos meses de la posible participación de terceras personas en la desaparición de Ruth y José más allá de la implicación del padre de los niños, José Bretón, e incluso la sombra de la sospecha se ha posado en algunos momentos en sus familiares directos. El titular del Juzgado de Instrucción número 4, José Luis Rodríguez Laín, sin embargo, niega de raíz esta última suposición. Y lo dice tajante en uno de sus autos, al descartar "una directa y decidida involucración del entorno familiar de Bretón". Así consta en la resolución que Rodríguez Laín emitió hace varias semanas para levantar parcialmente el secreto de sumario, un documento en el que el magistrado también destaca el "especial interés" del imputado en "implicarles y manipularles", según avanzó ayer El programa de Ana Rosa de Tele5.

El juez justifica en su documento que autorizara las escuchas telefónicas del entorno familiar bajo el argumento de que la relación con la Policía se había roto, y también destaca que en una conversación que Bretón mantuvo con su hermano tras perder a los niños trató de "sembrar en él la sombra de la duda" respecto a las imágenes captadas por las cámaras en el Parque Cruz Conde, según el documento citado por el espacio televisivo.

El auto judicial insiste en que la clave de la resolución del caso se sitúa en las horas en que Bretón estuvo fuera de cobertura telefónica, entre las 13:00 y las 17:00, pues el magistrado argumenta que el imputado contó "con una franja de tiempo de más de tres horas para preparar y conseguir su premeditada acción de hacer desaparecer a sus dos hijos". En esta idea insistió Rodríguez Laín la semana pasada en el auto que prorroga la prisión preventiva del sospechoso, donde apunta a que Bretón ideó un "entramado de acontecimientos absolutamente inconexos entre sí" para justificar el paso de las horas.

Al juez también le llama la atención un viaje que el progenitor realizó a Córdoba el 15 de septiembre tras discutir con su todavía mujer, Ruth Ortiz. Pese a que el sospechoso aseguró que sus familiares habían estado al tanto de esa visita, no lo pudieron confirmar. Bretón apagó el móvil y no supo contarle al juez qué hizo aquel día: "No le preocupaba tanto datar los acontecimientos como hilarlos, para referirse a su viaje a Córdoba como algo sin importancia". Rodríguez Laín decidirá hoy si levanta el secreto que aún pesa sobre el resto de pruebas incluidas en el procedimiento, entre ellas la referida al estudio de las llamadas de Bretón.

Lo cierto es que faltan pocos días para que se cumplan cinco meses de la desaparición de Ruth y José, pero nada se sabe de su paradero. Pese a que el Cuerpo Nacional de Policía se empeña en centrar su investigación en el entorno de la parcela de la familia de Bretón, las pesquisas han llevado a los agentes a otras ciudades, entre ellas Madrid.

El programa de Antena 3 Espejo Público desveló ayer que los agentes buscaron en la capital después de que una pareja de ciudadanos denunciara el 9 de octubre, sólo un día después de la desaparición, haber visto a dos niños de rasgos muy similares a Ruth y José acompañados por dos adultos de unos 40 años en un bar de la avenida del Mediterráneo, próxima a la estación de Atocha. Según la denuncia, los pequeños habrían sido vistos sobre las 20:00 de aquel día. El hombre que los acompañaba tenía el "pelo moreno y tez blanca" y la mujer era de "complexión normal, media melena, color cobrizo". A la pareja le llamó la atención que los niños dieran "bastante guerra" sin que los adultos les regañaran, por lo que llegaron a la deducción de que no eran sus padres y decidieron denunciar los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios