El primer impuesto que el PP se plantea eliminar es el de donaciones

  • Arenas no se marca plazos, ni tampoco para quitar otras tasas · Dice que hará "todo lo que pueda" para que Andalucía deje de ser la región donde más se paga

Comentarios 8

La bajada de impuestos o, directamente, su supresión, son una de las armas electorales que el PP tiene para las autonómicas del 25-M. El primero que está en el punto de mira es el de sucesiones y donaciones, como ayer detalló el presidente del PP-A y candidato a la Presidencia de la Junta, Javier Arenas. Para su eliminación no hay calendario fijado, la legislatura dura cuatro años y la fórmula que podrían seguir los populares, de ganar las elecciones, es la misma que se ha seguido en otras comunidades autónomas en las que gobiernan. Ir paulatinamente ampliando en este periodo las bonificaciones hasta colocarlas al 99%, como en Cantabria, o llegar a su anulación, como se propuso en Baleares y Castilla-León.

Sin embargo, en Andalucía, y según se recoge en la Ley de Presupuestos de 2012, el impuesto de sucesiones y donaciones tiene bonificaciones hasta el 99% en empresas familiares con independencia del grado de parentesco siempre que haya garantías de pervivencia del negocio, y en las donaciones de hasta 280.000 euros. Se llega al 100% para herencias menores de 175.00 euros. La tasa afecta a muy pocos andaluces que, según la Junta, no fueron más que un 10% de los declarantes de 2010.

Sin embargo, Arenas está por erradicarlo, pero no quiere marcarse plazos para acometer esta reforma fiscal, porque aunque es uno de sus reclamos, para las arcas autonómicas que podría heredar tienen un peso anual de unos 500 millones de euros. A esto se suma que tal vez no quiera tener la experiencia de los presidentes de Castilla-La Mancha y Extremadura, Dolores de Cospedal y José Antonio Monago, respectivamente, que después de prometer en campaña su eliminación, tuvieron que dar marcha atrás. El extremeño se escudó en la presión de los diputados de IU que le facilitaron su acceso al gobierno. El argumento de Cospedal fue la imposibilidad de cumplirlo por lo maltrechas que estaban las cuentas que dejaron sus antecesores socialistas.

En esta dirección ya apunta Arenas desde hace tiempo, y el PP volvió a plantear en la Diputación Permanente del Parlamento la comparecencia del Gobierno andaluz y la creación de un grupo de trabajo para ver la situación real de las cuentas andaluzas, así como demandar la entrega del registro de facturas de la Junta. "Necesito saber cuál es la deuda real, la presupuestaria y la no presupuestaria", dijo Arenas, que recordó que no falló al calificar de "falsos" los presupuestos autonómicos de 2012, después de que el Gobierno de la nación haya anunciado una rebaja en enero a las entregas a cuenta que había proyectado el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero con unas previsiones económicas pocos ajustadas la realidad, y con las que la Junta se había lanzado a idear sus cuentas sin saber cuánto iba a acabar recibiendo. "Creo que la deuda está creciendo", subrayó, y apuntó que con una "terrible herencia" tendrá que hacer frente a "tiempos no complejos, sino muy complejos".

Aparte de quitar un impuesto de sucesiones, que "no pagan 25 millones de españoles", Arenas también quiere que Andalucía deje de ser "donde más se paga", rebajando las tasas del agua o retirando la tasa de cinco céntimos por uso de bolsas de plásticos. Dos medidas que consideró del todo injustas por afectar por igual "a banqueros que a parados".

Estas propuestas forman parte del programa "cumplible" que quiere Arenas diseñar para la consulta autonómica, y con la que generar "esperanza" en los andaluces. Para este fin, el PP celebró el cuarto foro puesto en marcha para recoger esas propuestas programáticas no electorales, sino de gobierno, y que en esta ocasión versó sobre las políticas sociales bajo el título 'Las personas en el centro de las políticas sociales'. Los coordinadores de este foro fueron los parlamentarios Ana María Corredera (Sanidad) y Antonio Garrido (Cultura); la portavoz del PP-A, Rosario Soto (Servicios Sociales), la senadora Patricia Navarro (Educación) y el vicesecretario general del PP-A, Ricardo Tarno (Deportes).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios