La incertidumbre del liderazgo marca el Congreso más disputado

  • Rubalcaba quiere colocar a una mujer como su número dos · El PSC opta por el mimetismo para no perjudicar a Chacón

Comentarios 3

Lo único claro que tiene a día de hoy el PSOE es que el resultado de su 38º Congreso Federal debe ser la de la unidad, la fortaleza y dar una prueba más de democracia interna, como se encargó de recordar ayer el secretario de Organización del PSOE. Deberán hacerlo sea quien sea su nuevo líder. Y lo resolverán mañana, pero el equilibrio de fuerzas entre los dos candidatos a la Secretaría General, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, no permite dar un pronóstico certero. La última maniobra del PSOE andaluz sí ha dejado descolocados a los partidarios de Rubalcaba.

En la balanza de Chacón pesa mucho la fractura de la neutralidad de la que ha hizo gala hasta el miércoles (234 delegados). Tiene a cinco secretarios provinciales andaluces a su favor, que sumados al empate en las otras dos delegaciones más numerosas, Valencia (87) y Madrid (79), la colocan en el puesto de salida al contar de antemano con todo el voto de la delegación catalana (101). Un PSC que se ha afanado en la recta final de esta carrera por pasar desapercibido para no perjudicar a su candidata, que ha procurado distanciarse del nacionalismo catalán y del concierto económico.

Pero sigue habiendo mucho voto en otras delegaciones por Rubalcaba. Galicia se declara mayoritaria y abiertamente del ex vicepresidente, que también tiene de su lado a los secretarios regionales de Castilla y León, Óscar López; de Asturias, Javier Fernández; de Cantabria, Lola Gorostiaga, y Baleares, Francesc Antich. Los alcaldes de Toledo, Emiliano García-Page, y de Vigo, Abel Caballero, también se han colocado en el bando del ex vicepresidente del Gobierno, y de una forma más bronca, el ex presidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que descalificó a Chacón por quererse desvincular del último Gobierno socialista diciendo que es "Zapatero con faldas".

Éstos son los puntos fuertes de los candidatos, pero el último pulso lo echarán con los indecisos. Por tanto, habrá que esperar al recuento a medio día de mañana y en un clima de alta tensión, disparada las últimas horas por la polémica en la delegación andaluza.

La trascendencia de la elección que hagan los 956 delegados con voz y voto a este congreso -asistirán 972, pero los miembros de la Ejecutiva Federal saliente no pueden votar- es que no sólo van a decidir quién quiere que pilote el proyecto socialista en el futuro más inmediato. El elegido "frecuentemente" acaba por convertirse en presidente del Gobierno, apuntó Iglesias.

La batalla de nombres y apellidos no sólo salpica a la cúspide del organigrama socialista. La Ejecutiva Federal es el segundo plato fuerte de este congreso. El único candidato que ha despejado algo sobre su futura ejecutiva ha sido Rubalcaba. En un acto público con feministas cercanas al partido dejó caer que piensa en una mujer como su número dos. Un puesto para el que también podría estar pensando en el lehendakari Patxi López, de quien aseguró que por él, "lo será todo". Lo quiere en su equipo, por ser un "gran político, gran socialista y gran compañero". Pero tiene muy en cuenta de que lo que ahora "le ocupa y le preocupa" a López es ser lehendakari.

Chacón no ha dicho nada de quién quiere que le acompañe si es secretaria general, pero el paso y la foto buscada ayer en Sevilla por la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, podrían colocarla en Ferraz. Aunque eclipsado por el peso del que será el nuevo secretario general de los socialistas, el tercer pilar de este congreso es la definición de las líneas y prioridades del partido, que por primera vez sale de Madrid para celebrarse en Sevilla. Un guiño con Andalucía que, según Iglesias, es el "corazón" del PSOE y que en breve será escenario de unas elecciones autonómicas en las que los socialistas parten con desventaja, pero que quieren convertir el punto de partida para su despegue. Otro de los elementos con los que el PSOE quiere demostrar que sintoniza con lo que pasa en la calle es dar una muestra de asuteridad. Medirán la puesta en escena y, para ello, los decorados serán reciclados de anteriores congresos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios