La incógnita del candidato a la Junta marca el cónclave del PP en Córdoba

  • Dirigentes provinciales postulan a sus propios aspirantes ante el clima de desorganización interna en el partido Dan por seguro que Rajoy tendrá la última palabra en la elección final

El Partido Popular desembarca hoy en Córdoba con la mayoría de sus pesos pesados para tratar de cerrar filas en torno a la política económica del Gobierno y escenificar que la crisis económica empieza a ser agua pasada. Sin embargo, el hecho de que esta vigésima Interparlamentaria venga a Andalucía, y más concretamente a Córdoba, pone sobre la mesa el asunto sin resolver que arrastran los populares andaluces y que no es otro que conocer quién será el candidato o candidata de la formación a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

La dirección nacional lleva días enviando mensajes de que ése no es el asunto a tratar y que el nombre se dará a conocer en poco más de un mes -aunque todavía no hay confirmación oficial de ello-, pero será sin duda uno de los asuntos que se tratará en los pasillos de este encuentro y quién sabe si incluso en alguna de las ponencias. Por lo pronto, la lista de aspirantes a encabezar la candidatura sigue siendo la misma que hace unas semanas, con la salvedad de que muchas de las agrupaciones interpretan como un gesto a tener en cuenta el hecho de que se haya optado por Córdoba como sede de la Interparlamentaria, cuyo alcalde, José Antonio Nieto, es uno de los que suenan para ese puesto.

No obstante, en la lucha interna -que no enfrentamiento directo- de las direcciones provinciales por no quedarse descolocados en la elección del candidato, sí se evidencia cierto desorden y que no hay un mensaje claro de la dirección regional sobre el asunto, una circunstancia poco habitual en las filas de los populares andaluces. Por ello, no sólo Nieto está en las quinielas, sino que el actual secretario general del PP-A, José Luis Sanz, es el más firme aspirante a ocupar esa candidatura y, al parecer, una de las personas que más apoyos concita entre los pesos pesados del partido (sobre todo en Cádiz y Sevilla), tanto por su actual cargo como por el apoyo que recibe del presidente regional, Juan Ignacio Zoido.

En cuanto al alcalde de Córdoba, en su entorno se da por hecho que no va a forzar la máquina para ser el elegido, pero también es consciente de que se trata de una responsabilidad a la que es muy complicado decir que no. El perfil de José Antonio Nieto gusta en el PP, si bien una baza en su contra es que ya no cuenta con el mismo respaldo que antes de Javier Arenas. La secretaria general del PP nacional, María Dolores de Cospedal, ve con buenos ojos tanto a Sanz como a Nieto y parece que son las opciones que prefiere en la actualidad.

Pero esa fractura o desorganización que arrastra el PP andaluz ha derivado en que desde distintas provincias se hable de otros posibles aspirantes a candidatos a la Junta. La actual delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, es una de las que aparece en todas las listas, aunque en su contra juega el escaso apoyo que ha recibido de su provincia (Almería), donde parecen más dispuestos a acatar lo que marquen dirigentes como Arenas que a defender a la ex alcaldesa de Adra, cuya labor como delegada del Gobierno está pasando muy desapercibida.

El PP de Málaga, presidido por Elías Bendodo, trató de jugar sus cartas con Juan Manuel Moreno, actual secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, quien parecía una apuesta fuerte que venía de responsabilidades en el Gobierno central pero que se encargó de autodescartarse en un gesto que gustó poco en su provincia y en la dirección nacional.

Otro de los nombres que ha sonado es el del actual portavoz parlamentario, el granadino Carlos Rojas, una valor al alza en el PP pero que ha ido a menos en los últimos meses. Descartados por ahora parecen los ministros andaluces del Gobierno de Rajoy, si bien Miguel Arias Cañete -titular de Agricultura- es del agrado del presidente del Gobierno.

En cualquier caso, las fuentes consultadas reconocen que la decisión última es del presidente del partido, Mariano Rajoy, quien suele marcar sus propios plazos para este tipo de asuntos. Su decisión estará condicionada además por la confección de la listas a la elecciones europeas del año que viene, por lo que se espera que hay un anuncio antes de que acabe el presente año o que el presidente opte por analizar la situación durante las fiestas navideñas y posponer el anuncio a enero. "Los tiempos del gallego son los tiempos del gallego".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios