La judicialización de la sociedad y la confianza en el Código Penal

  • La propuesta de modificar la Ley de Arbitraje "debe implicar un cambio en la cultura de todos"

"A los españoles nos gusta mucho ir a los juzgados". Así se despachó el ministro de Justicia al solicitar los cambios en la propia cultura de la sociedad española como el mejor argumento contra quienes reclaman modificaciones en la Administración judicial. Encima de la mesa, datos sobre la criminalidad, que en "España es de 46,7 delitos, mientras que la media europea es de 70, en el Reino Unido de 101 y en Alemania de 76". Si a esto se le une que "tenemos una de las poblaciones carcelarias más altas de Europa" supone "que tenemos un Código Penal bastante duro y eficaz".

Es entonces cuando se precisa un "cambio de rumbo radical en la misma concepción del valor de la Administración de Justicia". Desde el Ministerio, uno de los aspectos en los que se incidirá en las próximas fechas, es en la "reforma de la Ley de Arbitraje, que debe dotarse de los elementos necesarios para impedir que muchos asuntos lleguen a los tribunales".

Además, se debería "terminar con la excesiva tendencia de al recurso". El ministro se agarró a su humor gallego para asegurar que "a esto hay que añadir que tenemos una tendencia a recurrirlo todos; al Tribunal Constitucional, al de Estrasburgo e incluso en el Juicio Final se empeñarán algunos en plantear un recurso que les haga olvidar que el caso lo han ganado en Primera Instancia". Todo esto supondrá una "notable agilización de los trámites en la mayoría de los asuntos que terminan en los tribunales, de los que el 70% son penales". Esto contribuirá de una manera decisiva a "terminar con la acumulación y el retraso en la resolución de los asuntos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios