En libertad el matrimonio detenido por la muerte de Alejandro

  • Los familiares del niño recurrirán la decisión. El juez mantiene la imputación de la pareja por un posible delito de homicidio. La hija ha admitido ante la Fiscalía de Menores que participó en el suceso.

El Juzgado de Instrucción 3 de Granada ha dejado en libertad al matrimonio detenido por la muerte de Alejandro F, el niño de seis años cuyo cadáver fue hallado en la parte trasera del inmueble donde vivía, en el barrio granadino de Almanjáyar, pero ha mantenido su imputación por un posible delito de homicidio, han informado fuentes judiciales.

De hecho, la pareja, ella de 36 años y él de 54, ha prestado declaración ante la titular del juzgado, Aurora María Fernández, en calidad de imputados por ese delito. Sin embargo, la Fiscalía no ha pedido su ingreso en prisión ni ningún otro tipo de medida cautelar, por lo que el Juzgado, que ha decretado el secreto de sumario, ha dejado a ambos en libertad.

El abogado de la familia del pequeño de 6 años, Ángel Linares, ha explicado que los padres se personarán en los próximos días como acusación particular en la causa judicial abierta y recurrirá esta última decisión de la juez.

Su puesta en libertad se produce después de que se haya hecho público que la hija del matrimonio detenido ha admitido ante la Fiscalía de Menores que participó en el suceso.

La niña, que tiene doce años y vivía con sus padres en el mismo edifico que la víctima, lo declaró ante el fiscal antes de regresar a un centro de protección de menores de la Junta de Andalucía aunque no ha trascendido si fue un accidente, una imprudencia o una acción intencionada, según han informado fuentes policiales, si bien los investigadores siguen sin descartar ninguna hipótesis.

La niña se fugó el 5 de abril del centro de protección de menores en el que estaba ingresada y la Fiscalía de Menores dispuso tras la muerte del niño, Alejandro F., que retornase a este lugar hasta determinar a través de la investigación policial y judicial qué ocurrió para que se precipitase por la ventana del edificio en el que vivía después de que ella le fuese a buscar para jugar.

Sus padres, una mujer de 36 años y un hombre de 54, han pasado este viernes a disposición judicial. Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía han informado de que el varón, con antecedentes policiales, pertenece al clan de El Marce, el recluso que asesinó a dos guardias civiles en 1985 en la antigua prisión provincial de Granada cuando intentaba escapar. Según adelantaba Granada Hoy, el detenido es hermano de este hombre ya fallecido, llamado Antonio Maya.

Clamores de justicia

El cuerpo del pequeño Alejandro F. recibió sepultura este jueves entre lamentos y clamores de justicia de los centenares de familiares y amigos desplazados hasta el cementerio municipal de San José para darle el último adiós.

La escena más dolorosa se produjo cuando la madre del pequeño, presa de un ataque de nervios, se dirigió a los medios de comunicación allí congregados para clamar que los detenidos "se pudran en una cárcel porque -ha dicho- se han llevado a mi niño" y "han matado a su padre".

Posteriormente, familiares y amigos se concentraron en los juzgados de La Caleta para pedir justicia y se mostraron dispuestos incluso a apoyar económicamente a la familia para que pueda costearse un abogado particular.

La autopsia practicada al cadáver determina que el niño murió a causa de la caída sufrida desde el inmueble, que le provocó un "traumatismo craneoencefálico y una hemorragia cerebral", según han informado fuentes de la familia.

El documento confirma que el niño "estaba vivo antes" de precipitarse al vacío, aunque aún queda por determinar si cayó por accidente o fue arrojado de forma intencionada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios