Uno de cada tres linces en cautividad padece una enfermedad renal crónica

  • Dos ejemplares de lince han muerto en los últimos dos meses a causa de esta patología en Doñana y Sierra Morena.

Veinticinco de los 72 linces ibéricos que integran el programa de cría en cautividad de este felino, el 34,7 por ciento, padece Enfermedad Renal Crónica (ERC), la mayoría diagnosticados por exámenes clínicos y/o sintomatología compatible, según han informado fuentes de este programa.

Las mismas fuentes, que este martes confirmaron la muerte por esta patología de Garfio, el primer macho de lince ibérico incorporado en 2003 a la cría en cautividad, han explicado que todos los ejemplares de este programa con ERC están sometidos a tratamiento sintomatológico.

Los veterinarios del grupo asesor de aspectos sanitarios del programa de cría en cautividad del lince ibérico, junto con especialistas renales nacionales e internacionales "trabajan de forma conjunta para entender y buscar tratamiento de la ERC en el lince ibérico, que también se ha detectado en ejemplares silvestres", han añadido las fuentes.

Dos linces muertos en dos meses

Garfio, un macho de diez años de edad y padre, en 2005, de la primera camada de linces nacidos en cautividad, falleció la tarde del 1 de febrero en el centro de cría de La Aliseda, en Sierra Morena.

Este lince padecía de insuficiencia renal crónica -como otros ejemplares cautivos y silvestres- en fase ya muy avanzada y durante 2009 estuvo bajo tratamiento "y con una buena calidad de vida", según portavoces del programa de cría en cautividad del lince ibérico, conocido científicamente como Programa de Conservación Ex situ.

"Se ha hecho todo lo posible por este ejemplar, pero sus funciones vitales estaban ya seriamente comprometidas", han añadido las fuentes.

El pasado 29 de diciembre falleció también por esta enfermedad en el centro de cría de El Acebuche (Doñana) el macho Ecológico, nacido en 2008 y que tuvo que ser criado a biberón.

La enfermedad afecta también al lince silvestre

El último boletín del Programa Ex situ del lince ibérico, correspondiente a octubre-noviembre de 2009, reveló que las necropsias practicadas a linces silvestres muertos por causas naturales y no naturales confirmaron, como se había denunciado en foros especializados, que el 63 por ciento de los linces analizados presentaban una patología renal conocida como glomerulonefritis membranosa.

Este estudio también indicó que el 69,6 por ciento de los linces vivos muestreados (tanto silvestres como cautivos, y procedentes tanto de la población de Doñana como de Sierra Morena) presentaban signos de enfermedad renal crónica en distintos grados de desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios