La búsqueda de ruth y josé Los detalles de la investigación

Las llamadas inauditas de Bretón

  • El padre de los niños desaparecidos contactó por teléfono con una antigua amiga en varias ocasiones para pedirle una cita mientras la Policía buscaba a sus hijos

Comentarios 1

Rodeado de policías, mientras se producían concentraciones en Huelva o cuando los agentes rebuscaban en la parcela de Las Quemadillas. El padre de los niños desaparecidos, José Bretón, habría llamado en reiteradas ocasiones a una antigua amiga -con la que había perdido todo contacto- entre la tarde del 8 de octubre, horas después de que los niños se perdieran, y el mismo día de su detención. Varios programas de televisión desvelaron ayer el contenido de estas llamadas, unas conversaciones inauditas que hicieron que los tertulianos de los magacines matinales se echaran las manos a la cabeza al analizar la personalidad de Bretón.

"Me estoy acordando de hace 14 años, cuando me rechazaste un beso porque tenías un flemón", le dice Bretón a su amiga en uno de los diálogos, que se conocen gracias a que la Policía logró autorización para pinchar su teléfono. Las charlas constan en el procedimiento judicial. "De eso hace un montón de años", le responde la amiga. "Tengo grabadas todas las conversaciones de entonces", le dice él, que le pregunta por el fin de semana. "He estado de despedida de soltera", contesta la mujer. Él insiste en una cita: "Cuando pueda te llamo y nos vemos. Hace mucho que no nos vemos, pero seguro que estás más guapa, con lo cerca que te veía antes en el trabajo".

En un momento del diálogo, ella le pregunta si está casado: "Es una historia muy larga que ya te contaré en directo... ¿Sabes? Se me acelera el corazón de recordar las pocas vivencias que tuvimos juntos. Para mí han sido consistentes". "¿Puedo acompañarte un día a tu casa después del trabajo?", reitera. "La última vez que nos vimos no nos saludamos. Yo iba con una novia [refiriéndose a Ruth Ortiz, que ya era su mujer]. De eso hace ocho años. ¿Cómo estás físicamente? El día que menos te lo esperes voy a buscarte al trabajo, a ver si me haces un poquito de hueco en tu vida".

A las 18:06 del 16 de octubre, mientras la Policía buscaba en Las Quemadillas, vuelve a hacer otra llamada para realizarle una propuesta: "¿Puedo acompañarte mañana al trabajo? Estoy colaborando con una investigación policial". Ella, sospechando, le espeta: "¿No te apellidarás Bretón?". "Ya te contaré mañana", es su única respuesta. Esta conversación, al parecer, se produjo después de que el imputado hablara con Ruth Ortiz. Bretón se cita con su amiga el día 17 de octubre junto a una parada de autobús de Ciudad Jardín, cerca del trabajo de ella.

Él no llegó a presentarse, debido a que aquel mismo día su situación en el caso pasó de testigo a detenido, pero hasta el último momento guardó esperanzas de reencontrarse. Aquel día, según desveló el programa de Antena 3 Espejo Público, le hizo varias llamadas y le envió varios mensajes, en los que le pedía a la mujer que aguardara junto a la marquesina. Bretón no llegó. "Hacía años que no hablábamos, la tarde que se perdieron los niños me llamó por teléfono, me preguntó que tal estaba y me dijo que se venía a vivir a Córdoba", declaró estupefacta la mujer ante la Policía tras conocer lo ocurrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios