Los médicos piden cámaras y guardas jurados para evitar agresiones

  • El presidente de los médicos sevillanos indicó que en los centros menos conflictivos se deberían poner cámaras y otros sistemas preventivos.

Comentarios 2

Los médicos de Sevilla han pedido este martes que se instalen cámaras de vídeo y guardas jurados para vigilar los centros de salud y evitar las agresiones que sufren.

El presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, Carlos González-Vilardell, ha reconocido que sería muy costoso contratar a un guarda en cada centro, por lo que ha indicado que podrían estar en los que hay más agresiones, que no quiso precisar para no "estigmatizar" a determinadas zonas, que son las que tienen "población de aluvión".

En un encuentro con periodistas, el presidente de los médicos sevillanos indicó que en los centros menos conflictivos se deberían poner cámaras y otros sistemas preventivos, como botones de alarma para alertar a las fuerzas de seguridad en caso de que se registrara alguna agresión.

Tras quejarse de que los médicos han perdido su "prestigio profesional", ha indicado que elevará estas peticiones de más vigilancia a la Consejería de Salud y ha precisado que cada vez hay más mujeres que ejercen la medicina, que son "más vulnerables" en caso de agresiones y su recuperación es más lenta que las de los varones.

En Sevilla se han registrado unas 600 agresiones a médicos desde 2005, cifra sólo superada en Andalucía por Málaga, con 700, de las que el 44 por ciento fueron verbales, otro 28 por ciento físicas y el 26 por ciento restante intimidatorias.

El presidente del Colegio de Médicos se ha congratulado de que las agresiones ya se consideran delitos y no faltas.

Por otra parte, ha vaticinado que no se va a producir una "avalancha" de personas en los centros sanitarios con motivo de la gripe A, para lo que el sistema de salud "está preparado" y sobre la que ha existido "alarma social" en parte porque la Administración hablaba en exceso sobre esa enfermedad y porque era desconocida.

Además, González-Vilardell ha criticado que se dispense la píldora postcoital en las farmacias sin necesidad de receta médica porque es un medicamento que definió como una "bomba hormonal" que debe administrarse tras una historia clínica que incluya, como mínimo, un análisis de sangre y una entrevista con la mujer.

En este sentido, ha alertado ante la posibilidad de que una mujer tome varias píldoras de este tipo en una semana, lo que le podría ocasionar problemas renales, hepáticos o hemorragias.

Ha asegurado que esta píldora no es efectiva en el cien por cien de los casos, y ha subrayado que en otros países ha provocado un aumento de las enfermedades de transmisión sexual porque disminuye el uso del preservativo.

El presidente de los médicos sevillanos también se ha pronunciado en contra de la nueva ley del aborto, sobre todo en lo referente al aumento del periodo de gestación en el que puede practicarse y porque las menores no necesiten el consentimiento de los padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios