El 61% de los médicos residentes no se colegian

  • El mensaje de la libre colegiación cala en parte de los facultativos de la sanidad pública andaluza

El último análisis de demografía sanitaria que ha realizado la Consejería de Salud contiene algunos indicadores que pueden transformarse en tendencias con el tiempo: los médicos jóvenes ya no se colegian en masa, las nuevas facultades de Medicina van a proporcionar suficientes estudiantes para asegurar el recambio generacional al menos hasta 2039 y la sanidad se van a feminizar de manera incontestable: es así en el caso de la Enfermería y pronto lo va a ser en el caso de la Medicina.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, comentó ayer algunos datos al respecto, acompañada por el secretario general de Calidad y Modernización de la Consejería, José Luis Rocha. Tras hacer notar que entre 2007 y 2010 se incrementó en un 6,5% el número de médicos colegiados en España, Montero señaló que en Andalucía ese indicador ha bajado un 0,6%. En la comunidad andaluza, donde desde 2001 la colegiación de los profesionales que trabajen en exclusiva para la Administración no es obligatoria, un 18% de los médicos que trabajan para la sanidad pública no están adscritos a estas corporaciones profesionales. En el caso de los facultativos más jóvenes, los médicos internos residentes que se están formando en sus respectivas especialidades tras licenciarse, una mayoría consolidada, el 61%, prefiere no colegiarse.

Respecto a las necesidades de profesionales que el sistema sanitario público andaluz, principal empleador de estos facultativos, otea para el futuro (hasta 2039), parece ser que, por ahora, las cuentas están saliendo. Según precisaron Montero y Rocha, la oleada de jubilaciones que se prevé en los próximos años va a ser compensada con la ampliación progresiva de las plazas de médicos en formación año a año (las especialidades más envejecidas a fecha de hoy son Nefrología, Análisis Clínicos y Cirugía Pediátrica) y, muy especialmente, con la apertura de las facultades de Medicina de Jaén, Almería y Huelva; junto con las existentes en las otras cinco provincias andaluzas aportarán los 1.300 licenciados al año que se necesitan en las organizaciones asistenciales públicas para compensar la deriva demográfica hacia el envejecimiento y la jubilación simultánea de grandes grupos de profesionales. Son casi 34.000 los médicos en ejercicio (incluyendo asistencia privada) en Andalucía. Unos 402 por 100.000 habitantes; debajo de la media nacional, dado el peso, según Montero, de la sanidad privada en otras comunidades.

Respecto a la feminización de la sanidad, Montero remarcó la importancia del cambio que implica y que ya se apunta en la sanidad andaluza, con una plantilla de 47 años de edad media: va a trastocar horarios, formas de organizarse y modelos retributivos alrededor del concepto de la conciliación laboral y familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios