La obsesión de Amat

El PP perdió la Diputación por 156 votos en 2008, los que le faltaron en el distrito electoral de Vera para conseguir el segundo de los miembros en juego, que fueron a parar al PSOE. Ahí y en El Ejido. La vuelta a la tortilla que supuso la nueva victoria del PAL de Juan Enciso (entonces no implicado en laoperación Poniente) con la que pocos contaban, no dejan dormir al presidente de los populares almerienses desde que comenzara la eterna precampaña electoral que nos llevará al 22-M. Es imposible que comience intervención alguna delante de cualquier cargo llegado a la provincia desde Madrid o Sevilla sin que se refiera a la institución provincial. Tiene la certeza de que hace cuatro años, más que perderla legítimamente en las urnas, se la arrebataron por "el pacto contra natura" entre socialistas y Enciso. A pesar de que aún durante los tiempos en los que el equipo de gobierno de la institución no se planteó la presentación de una moción de censura que sabía que iba a perder, lo cual hubiera sido un desgaste demasiado costoso, Gabriel Amat, presidente del PP y alcalde de Roquetas, se ha armado de la misma paciencia que ha esgrimido a lo largo de su vida política. Ha sabido esperar y en apenas 50 días, va a recoger sus frutos. Al igual que en el resto de la provincia, las encuestas no son favorables: son eufóricas y hasta es posible que le sobren votos si los últimos días no se hunde la participación. Con el actual presidente, Juan CarlosUsero de candidato del PSOE a la Alcaldía de Almería, Amat, uno de los más votados de todo el país, ha sido el nombre más escuchado para presidirla. Su partido, encantado y a su servicio, esperará a su decisión para refrendarla por aclamación. En el PSOE se inclinan más por una candidata, aunque su nombre apenas se ha aireado ante las escasas posibilidades que tienen para darles la vuelta a las encuestas en las próximas semanas, las mismas que faltan para saber si el presidente del PP hace algo que a estas alturas parece impensable: que abandone la Alcaldía de Roquetas. Si se queda, apunten otro nombre: Javier Aureliano García. /óscar lezameta

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios