El juez de la operación Karlos da luz verde a las escuchas y el juicio sigue

  • El presidente del tribunal que juzga el fraude a la Seguridad Social avala las intervenciones telefónicas y califica de "impecable" la investigación policial

Comentarios 17

El juicio por la operación Karlos contra el fraude a la Seguridad Social continúa en la Audiencia Provincial de Cádiz. El juez tenía que decidir si daba por válidas las escuchas telefónicas, y así lo ha hecho. Luz verde. "Damos por bueno el contenido de las intervenciones telefónicas", dijo al filo de las diez de la mañana el presidente del tribunal, Manuel Grosso.

Fue un golpe para los acusados, cuyas defensas las rechazaban -porque se obtuvieron cuando se investigaba otro delito- con la esperanza de que, de ser atendida su petición, las tesis de la acusación se esfumarían en el aire. Además, incluso los imputados que han pactado con la Fiscalía un acuerdo para ver mitigada su condena reconociendo la autoría de los delitos, se echarían atrás: ya no habría necesidad de ese convenio con el Ministerio Público.

Pero no. Las escuchas telefónicas son válidas. El juez Grosso desgranó los argumentos del tribunal para desestimar las objeciones de las defensas, e incluso defendió la validez de la "monitorización", o sea, el modo en la Policía averigua desde qué número habla un sospechoso al que quiere intervenirle el teléfono. "Impecable" fue el término que utilizó el juez para referirse a las pesquisas policiales.

A algunos de los acusados se les abrió el suelo a sus pies. En el caso de María José Campanario, esposa de Jesulín de Ubrique, afloraron las lágrimas. El inspector médico Francisco Casto Pérez Lara, sentado a su lado, también quedó tocado. Son dos de los acusados que apostaron fuerte al no pactar con la Fiscalía.

Durante la sesión de ayer declararon un total de once acusados, de los que diez ya habían llegado a un acuerdo previo con la Fiscalía. La otra persona que declaró es la supuesta suplantadora de la madre de María José Campanario, que ya llegó a su vez a un acuerdo con la Seguridad Social, al estar acusada por ésta y no por el Ministerio Fiscal.

El juez también rechazó el argumento de las defensas sobre falta de control judicial en las escuchas. A juicio de Grosso, "desde el primer momento" se puso en conocimiento de la instrucción el descubrimiento de otro delito. La operación Karlos nació de las escuchas que se estaban realizando a uno de los principales acusados, Carlos Carretero, cuando era investigado en el marco de la operación Halcón por un presunto delito de facturas falsas.

En cuanto al principio de acuerdo con los acusados el fiscal Juan Bosco dijo ayer que no significa una "conformidad", porque "no la ha habido en este procedimiento hasta ahora". El acuerdo alcanzado incluye reconocer la culpabilidad de los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios