Una pareja de polacos muere al incendiarse su chabola en Palos

  • El juez encarcela a un inmigrante de Malí acusado del doble homicidio

Un hombre y una mujer de nacionalidad polaca, de 37 y 38 años, murieron en la madrugada de ayer en el incendio que destruyó la chabola en la que vivían en el polígono industrial de San Jorge en Palos de la Frontera (Huelva). La Guardia Civil detuvo posteriormente a un inmigrante de Malí, para quien el juez que investiga el suceso ordenó su encarcelamiento tras imputarle un doble delito de homicidio.

En el momento del incendio, se encontraba con las víctimas la hija de la mujer, una joven de 15 años, que vivía de forma esporádica con la pareja. La muchacha fue la que dio la voz de alerta al declararse el fuego e intentó en vano rescatar a su madre. En el paraje se concentran alrededor de sesenta chabolas en las que se hacina un centenar de extranjeros de distintas nacionalidades, en su mayoría de origen africano.

Fuentes del Ayuntamiento de Palos de la Frontera informaron de que la pareja comenzó una discusión, por lo que la hija de la mujer fue en busca de ayuda y acudió a la persona que solía interponerse entre el hombre y la mujer cada vez que tenían una bronca. Se trata, precisamente, del hombre que fue detenido después por la Guardia Civil y que el juez ha enviado a la cárcel.

Este inmigrante, que también vive en el campamento de chabolas y tiene permiso de residencia válido hasta 2015, fracasó en su mediación y salió de la chabola. A continuación, según las mismas fuentes, se inició el fuego y la joven buscó ayuda alertando a los servicios de emergencias. La menor intentó rescatar a su madre de entre las llamas, pero no pudo mover el cuerpo.

Los efectivos que supervisaron la zona del siniestro se inclinaron desde el primer momento en que el origen del fuego fue provocado. Las llamas alcanzaron de lleno la chabola de plásticos y ramas de la pareja y afectó a otras dos más. Este no es el primer incendio que se declara en la zona, donde hace un par de noches ya hubo otro que no provocó heridos.

Alcaldes de municipios freseros de la provincia de Huelva pidieron al Gobierno que solucione el problema de los asentamientos de inmigrantes en el campo, para evitar más sucesos como este. El alcalde de Lepe, donde viven unas 400 personas en asentamientos, Manuel Andrés González (PP), dijo que este asunto ya ha sido trasladado al nuevo subdelegado del Gobierno en Huelva, Enrique Pérez, a quien ha transmitido "la inquietud" que tienen los primeros ediles de estos municipios por las condiciones en las que viven estos inmigrantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios