Sevilla

Una avería fuerza a un avión de pasajeros a aterrizar de emergencia en San Pablo

  • El problema se localizó en las ruedas poco después de despegar en el aeropuerto de Granada · La carretera N-IV se cortó en prevención y la mayoría de los 133 pasajeros fueron reubicados en otros vuelos

Comentarios 56

Susto mayúsculo para los 133 pasjeros que iban a bordo del avión de la compañía aérea Vuelingque aterrizó ayer de emergencia en el aeropuerto de San Pablo por una avería en el sistema hidráulico de las ruedas, sin que afortunadamente hubiera que lamentar heridos. El vuelo VLG2317 partió ayer de Granada en torno a las 9:30 con destino Barcelona y al transcurrir tan sólo quince minutos tras el despegue, los pasajeros escucharon un "ruido extraño". A los pocos minutos, "el comandante nos informó que había un problema hidráulico que tratarían de solucionar", recuerda Mercedes López, una de las viajeras. Pero este problema localizado en las ruedas del avión persistió. Los pasajeros vivieron unos instantes de mucha tensión en el avión, aunque todos "permanecimos en un silencio sepulcral", comenta Daniel De la Paula.

Una vez detectado el problema, el avión comenzó a sobrevolar durante "bastante tiempo" sobre Granada hasta que el piloto tomó rumbo hacia Sevilla, el aeropuerto más cercano, relataron varios pasajeros que ayer permanecieron horas en San Pablo para tratar de llegar a su destino, Barcelona.

El aeropuerto activó el procedimiento para un aterrizaje de emergencia ante la advertencia de los problemas en la aeronave. La imposibilidad del piloto de maniobrar en pista requirió de una grúa para remolcar el avión. Fuentes de Vueling explicaron que la avería se localizó en el tren de aterrizaje, concretamente en una válvula que no realizó su función correctamente. Esta avería provocó una fuga del líquido hidráulico que es necesario para que las ruedas del avión puedan girar. "No se trata, no obstante, de un problema que suponga riesgo para los pasajeros, pero sí que requiere de un remolque para mover el avión, de ahí que el aterrizaje fuera de emergencia", añadieron desde Vueling.

La Guardia Civil activó un dispositivo para cortar la autovía A-4 en las proximidades del aeropuerto de San Pablo, aunque a las 10:25 dicho despliegue se desactivó "sin incidentes", ya que el avión tomó tierra con "normalidad", si bien antes de aterrizar, "dio varias vueltas sobre Sevilla", añaden los pasajeros, que ayer se concentraron ante la ventanilla de Vueling para tramitar reclamaciones. Es el caso de un grupo de jóvenes que ayer pretendían llegar a Barcelona por la mañana para tomar otro avión hacia Alemania, donde esperaban pasar las vacaciones en la Selva Negra. "Lo peor de todo es la incertidumbre y la falta de información por parte de la compañía", explicó Javier Gutiérrez, tras poner una reclamación y tratar de recuperar parte del dinero invertido.

"El vuelo de ida y vuela son 200 euros pero sólo nos devuelven 100, y lo peor, hemos perdido el avión a Alemania y ahora ¿qué?", cuestionó con indignación en sus palabras. Gutiérrez y sus compañeros de viaje optaron finalmente por regresar a Granada en autobús tras lamentar que la compañía aérea no les facilitara otra opción para llegar a Barcelona.

Otros pasajeros afectados son cuatro granadinos -Mercedes López, José Quiles, Miguel González y María del Carmen Alonso- que quería llegar a Barcelona para tomar un barco y disfrutar de un crucero que tenían contratado para pasar las vacaciones. El crucero, que supuso un desembolso a cada pareja de 3.500 euros, partió a las seis de la tarde. Eran las 16:00 en San Pablo y estos viajeros aún no sabía cómo llegar a su destino. Mercedes López quiso mostrar su profundo malestar por "la desatención durante horas por parte de la compañía y por la falta de alternativas".

Otra pareja granadina, Alberto Fernández y Rosario Gómez, también vieron frustradas sus vacaciones en el Caribe por la incidencia del vuelo Granada-Barcelona, aunque se mostraron aliviados, ya que "el incidente sólo se quedó en un susto".

La compañía aérea, por su parte señaló que la mayoría de los pasajeros que se vieron afectados por la incidencia fueron reubicados en otros vuelos previstos a Barcelona, aunque un grupo formado por 57 personas tuvieron que trasladarse a Málaga en autocar para coger allí un avión a Barcelona. "Se reubicó, primero, a familias con niños, personas mayores y personas con movilidad reducida. Después se siguió el orden de facturación", detallaron desde Vueling.

El problema en el avión del VLG2317 provocó retrasos en otros vuelos durante una jornada complicada motivada también por otras dificultades en los aeropuertos de las Islas Baleares debido a incidencias meteorológicas, al igual que en Santiago de Compostela, que incidieron en más demoras, explicaron desde la compañía. Según Aena, la actividad en San Pablo, no obstante, no se vio alterada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios