18 personas han muerto en Andalucía en lo que va de año mientras se bañaban

  • Doce de ellas perdieron la vida en el mar mientras que otras cuatro fallecieron en piscinas. La última víctima murió en un pantano en Málaga.

Al menos 18 personas han muerto en lo que va de año en Andalucía mientras se bañaban. Doce han perdido la vida en el mar, cuatro han fallecido en piscinas y una mujer murió en un pantano en Málaga el pasado domingo. 

Málaga ha sido la provincia en la que más bañistas han perdido la vida, un total de ocho, y donde tuvo lugar el suceso más trágico. Fue en abril, cuando tres jóvenes turcos fallecieron cuando se encontraban en la playa de La Venus, en Marbella. 

Se trataba de dos estudiantes y un profesor, pertenecientes a un grupo de estudiantes con discapacidad auditiva y profesores de la localidad turca de Çanakkale Gelibolu (Galípoli). La investigación indicó que el monitor y dos de los estudiantes se lanzaron al agua al comprobar que un compañero tenía problemas para salir. Finalmente, tres fallecieron y un cuarto tuvo que ser hospitalizado. 

Otro turista, un joven polaco de 25 años, murió tras caer al mar en la playa de La Torrecilla de Nerja y su cuerpo tuvo que ser recuperado por efectivos de la Guardia Civil, en una zona rocosa y de difícil acceso afectada por un temporal de levante que azotaba el litoral de Málaga. 

En el mes de junio, las playas malagueñas también se cobrado la vida de un hombre, concretamente la de La Morera de Benalmádena, y de una mujer, que falleció en la playa de La Cepa de Fuengirola. 

La última víctima que se sumó a esa trágica lista fue una mujer de 54 años que murió mientras se bañaba en el pantano del Chorro, en el término municipal de la localidad malagueña de Ardales. 

No solo en las playas han perecido bañistas, sino que las piscinas también dejan cuatro fallecidos en lo que va de año. El último suceso de este tipo tuvo lugar en Jaén, donde un menor, de 17 años, de origen marroquí y acogido en el centro de protección de menores Carmen de Michelena, falleció ahogado en la piscina municipal de La Salobreja cuando saltó la valla de las instalaciones cuando éstas ya estaban cerradas al público. 

Otro chico, de 15 años y también de origen marroquí, falleció al inicio del verano en el parque acuático de Villafranca de Córdoba después de que se desmayara y cayera al agua. 

Por otro lado, a finales de mayo, la piscina también se cobró la vida de un bebé de sólo 18 meses de vida de Palomares del Río (Sevilla). El niño murió en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital sevillano, dos días después de haber caído al agua en una piscina de la vivienda particular de su familia, ubicada en el municipio aljarafeño. 

En el municipio de Vélez-Málaga, murió un varón alemán de 75 años en una piscina de Torre del Mar. Su cuerpo apareció flotando en el agua y la Policía Nacional solo pudo certificar su muerte.

En menos de diez días, este mes de julio han muerto ahogadas cuatro personas en Almería, dos de ellas en Níjar y con apenas unas horas de diferencia. El día 4 falleció una mujer de 59 años cuando era trasladada al Hospital de Torrecárdenas tras ser rescatada del agua en la que se bañaba en la cala del Plomo. 

Pocas horas antes, un hombre de 40 años había muerto en la cala de los Toros, de la localidad nijareña de la Isleta del Moro. El fallecido estaba en una zona profunda y no pudo salir del agua por el fuerte viento de levante que corría. 

  A los dos días, falleció un varón de 86 años mientras se bañaba en la playa de San Juan de los Terreros, en Pulpí. El hombre fue sacado del agua por otros bañistas después de que se hubiera desvanecido pero no pudieron hacer nada por su vida. Esta semana el cuerpo sin vida de otro varón, de 53 años, fue hallado junto al rompeolas de la playa de El Algarrobico, en Carboneras. DOS EN GRANADA Y UNO EN CÁDIZ 

La trágica relación de fallecidos que han muerto ahogados en las playas andaluzas en lo que va de año se completa con un hombre que perdió la vida en la playa de La Barrosa, perteneciente al municipio gaditano de Chiclana de la Frontera, a causa del fuerte oleaje; y con otras dos personas en Granada, un joven de 29 años que practicaba buceo en el paraje de Cerro Gordo, en Almuñécar, y un anciano que se bañaba en la playa de Poniente, en Motril. 

Cruz Roja ha lanzado una serie de recomendaciones para evitar durante el verano accidentes en el agua, ahogamientos o 'cortes de digestión', como evitar bañarse bruscamente después de comer o tomar el sol, extremar la vigilancia de los niños o no nadar a contracorriente, entre algunas de las normas. 

Concretamente, la organización recomienda esperar un tiempo aproximado de dos horas antes de entrar en el agua tras haber comido y salir "de inmediato" del agua ante algún síntoma extraño como escalofríos, tiritona persistente, fatiga, dolor de cabeza o en la nuca, picores, mareos, vértigos o calambres. 

También aconseja bañarse solo en zonas autorizadas, no tirarse de cabeza en lugares de fondo desconocido y evitar las zambullidas en el agua ya que son causa del 6 por ciento de las lesiones medulares en España. Asimismo, Cruz Roja también recomienda vigilar a los niños, especialmente a los más pequeños. 

Entre las recomendaciones, respetar las banderas de señalización en las playas, no intentar nadar en contra de la corriente y, en caso de ser arrastrado, nadar paralelamente a la playa y, una vez de haber salido de la corriente, nadar hacia la orilla. Cruz Roja también aboga por evitar bañarse en zonas de riesgo como en ríos de gran caudal, en pozas naturales o bajo cascadas de agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios