La planificación de Doñana unificará la gestión de los parques nacional y natural

  • Por primera vez toda la superficie protegida, 110.000 hectáreas, tendrá un único Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN)y un solo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG)

Los planes que hasta ahora han regulado la ordenación y uso de Doñana han quedado obsoletos: se aprobaron en 2004 (en el caso del parque nacional) y en 1997 (los relativos al parque natural). Por ello, el año que viene Doñana se regirá por una nueva constitución que, según pretende la Junta de Andalucía, garantice la conservación de todo el Espacio Natural, permitiendo un desarrollo sostenible de su entorno que no ponga en peligro el futuro ambiental.

El traspaso de competencias desde el Gobierno central a la comunidad autónoma, que data de 2006, ya contemplaba una gestión unitaria de ambos espacios (el natural y el nacional) y el pasado 29 de octubre el Consejo de Gobierno de la Junta afianzó este reto al dar luz verde al inicio de los trámites para elaborar una nueva planificación en la que los dos espacios protegidos, que suman más de 110.000 hectáreas (casi 80.000 en la provincia onubense), estén unificados.

Según explicó ayer el delegado del Gobierno de la Junta, José Fiscal, este documento "de vital importancia para el futuro de Doñana y de los municipios de su entorno" se elaborará con las aportaciones de los ayuntamientos, sectores socioeconómicos, la comunidad científica, ecologistas y conservacionistas. Incluirá el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y gestión (PRUG) de ambas zonas, por primera vez uno en lugar de dos por cada espacio.

El PORN tendrá vigencia indefinida, si bien podría sufrir adaptaciones en función de las nuevas necesidades que se presenten. Será el documento básico que distribuirá y asignará los usos y los aprovechamientos de acuerdo a la capacidad de los ecosistemas, especialmente en el parque natural, en la zona periférica, que es donde se concentra la mayor parte de las actividades económicas de la zona de Doñana.

El PRUG, que será revisado cada sexenio, establecerá al detalle las condiciones del desarrollo de las actividades compatibles con el medio y determinará las líneas estratégicas de actuación pública.

La redacción de los dos planes corresponde a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. El primer borrador se trasladará antes de final de año al Consejo de Participación de Doñana y se someterá a información pública para recibir alegaciones. Será el Consejo de Gobierno de la Junta el que a lo largo de 2014 lo apruebe de forma definitiva. Durante el primer semestre de este año ya se celebraron unos talleres participativos para pulsar la sensibilidad de la ciudadanía respecto a ambos planes. Fueron tres, uno por cada una de las provincias implicadas: Sanlúcar de Barrameda, Isla Mayor e Hinojos.

La programación sobre la que han de organizarse y desarrollarse los objetivos de conservación del espacio vendrá definida por esta planificación, que clasifica las siguientes actividades de gestión: para la conservación de la biodiversidad, para la regulación de los aprovechamientos, para la preservación del patrimonio cultural, para la de uso público y visitas, para la de educación ambiental, para la de investigación y para la de seguimiento, así como para la de relaciones con el entorno. Tal y como figura en el PRUG vigente, los aprovechamientos tradicionales, entendidos como actividades extractivas incorporadas a la cultura popular y desarrolladas por determinados sectores de las poblaciones del entorno, deben ser regulados por su correspondiente plan sectorial.

Ambos planes definirán las directrices para articular el desarrollo del espacio natural y su entorno siempre "desde el prisma del desarrollo sostenible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios