El precio de los comedores andaluces está entre los más caros de España

  • Por delante se sitúa Cataluña, donde el servicio tiene un coste de 6,20 euros diarios

Comentarios 2

Comer en un colegio público andaluz no es nada barato. Un informe de la Unión de Consumidores de España (UCE) alertaba el curso pasado de que Andalucía se situaba en el tercer puesto, junto a Murcia, en el coste de los comedores escolares, sólo superada por Cataluña, donde hacer uso de este servicio por un día supone un gasto de 6,20 euros. Por detrás se situaba la Comunidad de Madrid, donde comer en un colegio el curso pasado costaba 4,45 euros, precio que se encarecerá en seis céntimos a partir de septiembre.

Lejos de estas cifras se sitúan comunidades como Asturias, con una tarifa diaria de 2,75 euros, Navarra (3,25 euros), País Vasco (3,60), Cantabria (3,74), Aragón (3,80), Castilla y León (3,85) y Extremadura (3,88). Cerca ya del precio establecido en Andalucía se encuentran los comedores de La Rioja y Canarias (4 euros), la Comunidad Valenciana (4,22), Castilla-La Mancha (4,29) y Baleares (4,39).

La subida que experimentó el año pasado este coste fue muy criticada por diferentes ampas, que no entendían cómo la Administración autonómica encarecía un servicio enfocado a conciliar la vida familiar y laboral de los padres en plena crisis. La federación de ampas públicas de Sevilla, Fapa Nueva Escuela, elaboró un informe donde detallaba cómo en los últimos cuatro cursos el coste se había incrementado un 43%, pasando de los 3 euros diarios que costaba el comedor en septiembre de 2006 a los 4,50 euros establecido el curso pasado.

Para la presidenta de Codapa, Pilar Triguero, este precio, sin embargo, se mantiene en la media española y fundamenta la subida del año pasado en el cambio introducido por la Consejería de Educación sobre el porcentaje de participación de los padres. "Hasta 2009 lo que pagaban las familias no era el coste real, sino un 70%, por lo que la Junta tenía que poner el 30% restante. Desde el curso pasado son los padres los que afrontan todo el gasto, de ahí ese incremento", señala Triguero. A ello también se unió la subida del IPC que experimentaron los precios el año pasado.

Sin embargo, el aumento del coste del comedor no provocó una masiva bajada de alumnos matriculados, ya que la mayoría de las familias prefirieron hacer frente al desembolso, pese a la merma económica, antes que renunciar a la conciliación familiar y laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios