El presidente de la Audiencia malagueña cree que Malaya dura demasiado

  • Francisco Javier Arroyo se queja de la flexibilidad del tribunal para admitir pruebas

El presidente de la Audiencia de Málaga, Francisco Javier Arroyo Fiestas, sugirió ayer que la flexibilidad del tribunal del caso Malaya para admitir pruebas en todo momento está provocando que la duración de la vista oral sea "insostenible" "desde el punto de vista organizativo".

La magnitud de este juicio, que sienta en el banquillo a 95 personas por su posible implicación con la corrupción política y urbanística en Marbella, obligó a crear un segundo tribunal en la Sección Primera moviendo de sus puestos a magistrados de otras secciones, que a su vez fueron sustituidos provisionalmente por jueces de la provincia. En definitiva se reagruparon los escasos recursos humanos existentes "desatendiendo otras necesidades" en la creencia de que el juicio duraría más de un año.

Sin embargo, desde que la vista del caso Malaya arrancó con el debate de las cuestiones previas han transcurrido siete meses. Hasta ahora sólo se ha visto completo el bloque denominado Crucero Banús, y han declarado apenas diez de los 150 testigos propuestos para la actual fase relativa al blanqueo de capitales. Queda un segundo bloque también sobre el lavado de dinero de supuesto origen delictivo y el de los cohechos de concejales y promotores inmobiliarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios