El recorte de delegaciones de la Junta tiene de plazo la legislatura

  • Arenas pide a Griñán que no prescinda de funcionarios pero sí de tantos altos cargos

Comentarios 1

El propósito del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, de reformar la Administración autonómica y reducir el número de cargos públicos no tiene una fecha concreta de plazo, salvo la del compromiso de legislatura.

Griñán se comprometió en su discurso de investidura a reducir la administración periférica de la Junta, una de cuyas vertienes sería el recorte en la delegaciones provinciales, incluso a la mitad, de las 15 actuales a siete. Esta intención del presidente no tiene fecha, aseguró ayer el consejero de la Presidencia, Antonio Ávila, tras el Consejo de Gobierno.

Ávila agregó que ya se han ido dando pasos en materia de descentralización, como serán las futuras leyes locales que en junio se debatirán en el Parlamento para su aprobación. A partir de ahí, ha manifestado el consejero en distintas ocasiones, se acometerán las reformas. Ávila aseguró que el Gobierno andaluz va a trabajar "en la línea de la máxima eficacia, eficiencia y utilidad para los ciudadanos".

Sobre el adelgazamiento de la Administración, pero en lo que afecta a los funcionarios, es sobre lo que se pronunció el presidente del PP-A, Javier Arenas. En respuesta a las declaraciones de Griñán del pasado domingo, en las que aseguraba que no hacen falta ya más empleados públicos, el líder popular le aconsejó que se preocupe por recortar el excedente de altos cargos, cargos de confianza y la administración paralela de empresas públicas, que absorben 5.000 millones de los presupuestos andaluces, y que a su juicio, sólo sirven "para hacer contratos a diestro y siniestro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios