Una red de cuatro familias y más de una quincena de empresas

  • Los 20 detenidos dirigían los consejos de sociedades ligadas a Elsur repartidas por El Ejido, Sevilla y Madrid

Comentarios 1

Una maraña de sumas millonarias y relaciones familiares convertida en sociedades y empresas que han prestado directa o indirectamente algún servicio al Ayuntamiento de El Ejido es lo que aparece en un   sumario de más de 15.000 folios en manos de la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la capital, Montserrat Peña. Las operaciones que han propiciado la detención de una veintena de personas por los delitos de blanqueo de dinero y malversación de fondos públicos comenzaban en la Empresa Mixta de Servicios Municipales de El Ejido S.A. (Elsur) y se extendían por una red de subcontratas que llegaban a Sevilla y Madrid. Más de una quincena de empresas en manos de cuatro familias, cuyos maridos, esposas e hijos copan los consejos de administración  y las gerencias facilitando la labor, a pesar de los múltiples obstáculos que conlleva la continua creación y cierre de sociedades, a la Fiscalía Anticorrupción.

A través de Elsur, que ha pasado de recibir un canon anual de 19 a 33 millones de euros en apenas tres años, se han ido realizando las adjudicaciones a las empresas de una compleja trama que tiene en Carfama, Gestora Ejidense y Jardines del Poniente y de Alcor como pilares fundamentales. La empresa municipal Elsur, cuyo gerente actual, José Alemán, es el interventor municipal y presunto cerebro de una maquinaria que ha devorado las arcas de los ejidenses.

Fue constituida el 6 de noviembre de 1.995 como sociedad anónima y con 60.000  euros de capital social. El todavía  alcalde de El Ejido, Juan Enciso, la preside desde febrero de 2006 y  su gestión ha estado marcada por la polémica desde sus primeros años. El PP denunció que recibió adjudicaciones millonarias y que llegó a cobrar hace un par de años casi 15.000 euros por hacer dos pasos de peatones elevados en la calle Arquitecto Julián Laguna. No quedó ahí la cosa. Años atrás, en septiembre de 2003, el cambio de una baldosa de la Plaza Mayor de El Ejido acarreó una factura de 2.134 euros para el consistorio que preside Enciso. Colocar una bombilla en la taquilla del campo de fútbol de Santa María del Águila generó un recibo de 572,43 euros de Elsur, entre otras barbaridades. La empresa mixta de servicios se ha especializado en obras relacionadas con el agua y el alcantarillado y encargaba a las empresas en manos de Juan Antonio Galán -detenido con su familia en Madrid- lo relativo a la conservación y mantenimiento de jardines y zonas verdes. Para la fontanería y electricidad entra en escena Carfama Gestión  través de empresas como Arborimar, Maviroad y Maviwater, todas en manos de José Amate (detenido con su familia en Sevilla).

El resto de la trama, con una decena de empresas, gira en torno a Gestora Ejidense S.L. en la que aparecen como administradores Ambrosio Cuevas, Jesús Aragón, Francisca Aguilera y Yolanda Galán. Es una sociedad mercantil constituida en 2003 en Madrid y su actividad se centra en la construcción y en la promoción, explotaciones tanto agrícolas como ganaderas y, en definitiva, al sector inmobiliario. La juez Montserrat Peña, que ha decretado el secreto de sumario, ordenó el registro de una docena de las empresas implicadas en la trama y también determinó que el bloqueo indefinido de las cuentas para evitar movimientos extraños y fugas de capitales. Algunas de  la quincena de sociedades están siendo investigadas desde 2007 y se situaron en primera línea de atención en el último año por los despidos y reajustes de plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios