El segundo puente de Cádiz y la A-7 serán tema de debate entre Griñán y Zapatero

  • En la reunión, prevista para finales de mes, se definirán las obras públicas "ralentizadas" · El PP espera que sea "útil" y CCOO pide al presidente andaluz que sea tan reivindicativo como cuando gobernaba Aznar

Las infraestructuras serán la piedra angular de la reunión que en esta recta final de agosto mantendrán el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Al menos, así lo quiere este último, que tiene previsto que en ese encuentro queden definidas esas inversiones en obra pública que estaban "ralentizadas" por el Ministerio de Fomento, fruto de ese reajuste presupuestario que se ha marcado el Ejecutivo central para la contención del déficit. Y entre los proyectos que se pondrán sobre la mesa para su debate estarán el segundo puente de Cádiz, la autopista A-7 o la entrada a Despeñaperros por Andalucía que, según Griñán, "previsiblemente" se van a poder hacer en los plazos previstos.

Parte del trabajo preparatorio para esta cita ya está adelantado. Como recordó ayer Griñán, a lo largo de julio, junto a la consejera de Obras Públicas, Rosa Aguilar, negociaron en distintas ocasiones con el titular de Fomento, José Blanco, acordándose que los proyectos afectados por la medida quedarían "definitivamente" resueltos entre el 23 y 24 de este mismo mes. Sin embargo, la reunión entre Griñán y Zapatero siguen sin tener aún una fecha marcada en el calendario.

Otro de los asuntos que llevará en la cartera el presidente andaluz será la supresión de las ayudas a la compra de viviendas de protección oficial, y "otros temas que todo el mundo tiene en mente", apostilló.

Ante esta cita inminente, CCOO lanzó algún que otro consejo a Griñán, como que "exija" a Zapatero "como si gobernara el PP". El secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, exigió al presidente autonómico "valentía" en la defensa de los intereses de Andalucía, en especial, en este capítullo de las infraestructuras, para que estas "no se ralenticen ni eliminen", ya que sus cuentas le dicen que por cada millón que se deja de invertir se pierden entre 15 y 18 empleos directos, lo que supondría en los próximos meses la pérdida de unos 30.000 puestos de trabajo.

El principal partido de la oposición tampoco se quedó callado ante la reunión entre Griñán y Zapatero, siendo el encargado de echar leña al fuego el presidente del PP-A, Javier Arenas, quien quiso confiar en que ésta sea "útil", teniendo en cuenta que "hoy Andalucía pinta menos que nunca en el concierto autonómico de España". Por eso, quiso creer que se abordarán cuestiones más trascendentales para la población que "las primarias o las listas electorales del PSOE". Entre la lista de temas que apuntó a Griñán están que Andalucía, por su millón de parados, cuente con un plan de empleo estatal o que el actual sistema de financiación sitúe a la comunidad a la cola del país, así como los solares de la deuda histórica y los 1.500 millones que adeuda al Estado por la liquidación del sistema de financiación de 2008.

Griñán, que hizo un alto en susvacaciones estivales para realizar una visita al Museo del Mar de San Cibrao Cervo (Lugo) -aspecto que criticó Arenas, considerando que de "sensibilidad andaluza anda algo cortito"-, aprovechó esta interrupción de su descanso para abordar otro asunto espinoso: la situación del Ayuntamiento de La Línea de la Concepción (Cádiz) que mantiene varios frentes abiertos con su plantilla municipal, que sigue sin cobrar sus nóminas, y por el peaje que quiere imponer de entrada a Gibraltar, para así llenar algo sus arcas municipales.

El presidente andaluz aseguró que el único responsable de esta situación es el alcalde linense, Alejandro Sánchez (PP), que tendría que "gestionar mejor" sus recursos, en vez de poner impuestos "ilegales", como esa tasa de acceso al Peñón. Consideró que esta decisión del alcalde "no conduce a nada" y que es "una cortina de humo", porque el Ayuntamiento de La Línea "lo que tendría que hacer es pagar a sus trabajadores". Para ello, le recordó que todavía tiene que cobrar una parte de los fondos de nivelación que la Junta pone a disposición de los ayuntamientos y que supone una cantidad de más de medio millón de euros, a los que se sumará otro millón que recibirá de la participación en los ingresos del Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios