Un sevillano, entre los heridos en el atentado de Afganistán

  • Juan Morales Aroca tiene 24 años y viajaba en el malogrado convoy junto a seis soldados más, uno de ellos fallecido en el acto.

El Ministerio de Defensa está preparando el avión que volará a Afganistán para recoger el cuerpo del soldado John Felipe Romero Meneses, muerto este lunes en el país asiático en atentado terrorista. La intención es que salga este lunes mismo, y se le está acondicionando -medicalizándolo- por si fuera preciso traer de vuelta a todos o algunos de los seis heridos en el mismo atentado.

Fuentes de Defensa explicaron dependiendo de la gravedad de sus heridas se decidirá si se quedan en Afganistán. Si su estado es leve seguramente viajarán de vuelta en el mismo avión del Ejército del Aire. Estas mismas fuentes apuntaron que todavía a esta hora no está claro si la ministra Carme Chacón irá en el vuelo para acompañar al cadáver del soldado fallecido.

Este mediodía un convoy español sufrió un atentado cuando escoltaba a una caravana del Programa Mundial de Alimentos de la ONU al norte de Qala-i-Naw (Afganistán), en el paso de Sang Atesh, donde las tropas españolas ya han sufrido otros ataques en el pasado, al explotar una mina anticarro de gran potencia al paso del vehículo.

Según confirmaron fuentes del Ministerio de Defensa, el fallecido es el soldado John Felipe Romero Meneses, soltero y de nacionalidad colombiana. Romero estaba destinado en el Regimiento de Cazadores de Montaña 'Arapiles 62', con bases en Barcelona y San Clemente de Sasebas (Lérida), y residía en Mollet del Vallés (Barcelona).

Estado de los heridos

Los seis heridos han sido evacuados en helicóptero hasta el Hospital Role 2 de la Base de apoyo avanzado de Herat. Los dos más graves son el teniente del Ejército de Tierra Jordi Francesc Rubio Carceller, de 28 años, casado y natural de Hospitalet (Barcelona) y el soldado de nacionalidad colombiana Daniel Ospina Quintana, de 23 años y soltero.

Los otros cuatro heridos son: el soldado Juan Morales Aroca, de 24 años y natural de Sevilla; el soldado Joshua Alcalá Silvera, de 20 años y natural de Tenerife; el soldado Carlos Gatos Guardado, de 23 años y natural de Barcelona, y el soldado Gerson Jaime Rodríguez, de 19 años y nacionalidad colombiana. 

La última víctima española en Afganistán fue Christian Quishpe Aguirre, de 24 años y nacionalidad española aunque oriundo de Ecuador, que el pasado mes de enero murió arrollado por un vehículo blindado que estaba en revisión en la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de la OTAN en Herat.

Desde que las primeras unidades españolas llegaron al país asiático a finales de 2002, un total de 92 militares españoles han perdido la vida en Afganistán durante su participación en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) y en la misión 'Libertad Duradera'. De ellos, 81 murieron en accidentes, ocho en atentados o combates y otros tres a causa de infartos.

Las tropas españolas en Afganistán sufrieron un ataque similar el pasado mes de octubre. El cabo Cristo Ancor Cabello falleció entonces cerca de Herat, cuando el vehículo en el que viajaba pisó una mina anticarro, provocando además cinco heridos.

Actualmente son 1.068 los efectivos que las tropas españolas mantienen en el país asiático. Sin embargo, esta cifra se verá incrementada en los próximos meses en otros 511 soldados, respondiendo así a la petición a sus aliados del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios