Los sindicatos critican el modelo para cubrir las bajas de maestros

  • Los padres, por contra, se muestran satisfechos con el nuevo sistema experimental

Otra división en la comunidad educativa. El nuevo sistema con el que la Junta pretende agilizar las sustituciones de docentes en los centros educativos andaluces, que se aplicará de forma experimental en 200 centros educativos, ha sido acogido de forma desigual por los sindicatos de enseñanza y las asociaciones de padres de alumnos.

La principal novedad del nuevo sistema de sustituciones es el mayor poder que se le otorga al director de los centros, que a partir de ahora será quien decida las bajas que se cubren y el perfil de los sustitutos. La Junta se ha comprometido a que el periodo medio desde que se comunica una baja hasta que se envía un nuevo docente sea de siete días, un recorte de tiempo considerable si se tiene en cuenta que hay centros donde se tarda hasta tres meses en enviar un sustituto. Los directores contarán para este cometido con un presupuesto virtual para que sean conscientes del gasto.

Sin embargo, el nuevo modelo incluye otras cuestiones que han generado las críticas sindicales. En el citado proyecto se establece que el director, además de gestionar las sustituciones, se encargará de sancionar a aquellos docentes "que abusen" de las bajas, por lo que serán apercibidos en sus expedientes. También se permite a la dirección de los centros que recurran al personal de apoyo para cubrir dichas bajas. Estos aspectos han sido respondidos por la ANPE, CCOO y Fete-UGT, que consideran que "el absentismo injustificado no afecta ni al uno por mil de la plantilla docente, y que no se puede destinar al personal de refuerzo a sustituciones, ya que esto iría en detrimento de las medidas de apoyo". A pesar de ello, la consejera de Educación, Mar Moreno, se mostró confiada en llegar a un acuerdo con los sindicatos la próxima semana.

Por su parte, las asociaciones de padres de alumnos, como Fapa Nueva Escuela, han mostrado su satisfacción general por el nuevo modelo de bajas, con el que confían que se acorte el tiempo de espera para los sustitutos en los colegios e institutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios