Andalucía

La lluvia sorprende a Andalucía y deja tres muertos en Aguilar y Bujalance

  • Una riada arrastra un todoterreno y se cobra la vida de un joven y una mujer, mientras un muro aplasta a un vecino · Los bomberos realizan más de 140 actuaciones

Comentarios 12

Las temibles tormentas de verano dejaron ayer un panorama desolador en la campiña cordobesa y un trágico balance de tres personas muertas, dos de ellas en Aguilar de la Frontera y una en Bujalance. Ningún aviso previo hacía presagiar en la noche del lunes lo que en pocas horas sucedió en la zona Sur de la provincia, cuando una cortina de agua, acompañada de tormentas y un fuerte viento empezó a hacerse notar. Las precipitaciones fueron a más y en apenas unos minutos el panorama era ya devastador en distintos puntos de los términos municipales de Aguilar de la Frontera, Montilla, Puente Genil, Santaella, Monturque o Bujalance, entre otros, si bien la lluvia cayó con mucha más fuerza en el casco urbano bujalanceño y aguilarense.

Sobre las 22:00, la Guardia Civil recibió el aviso de que un vehículo todoterreno había sido arrastrado por la riada en un camino próximo a la laguna de Zóñar, en Aguilar de la Frontera. Un vez allí, los servicios de emergencia localizaron al conductor -Francisco R. P., de 31 años- con heridas leves y a otro joven -Juan Antonio Uceda, de 29 años- fallecido en el interior del coche. Faltaba por localizar a un tercer ocupante, una mujer de 56 años -Esperanza Pérez- y madre del herido, si bien su cuerpo sin vida no fue encontrado hasta varias horas después (a las 08:00 de ayer), ya que salió despedido del todo terreno. El cadáver se encontraba a unos 150 metros de donde el automóvil sufrió la embestida del agua. La mujer fallecida es vecina de Aguilar, mientras que el joven muerto es un sobrino de ésta que vivía en Puente Genil.

En Aguilar de la Frontera, la noticia cayó como un jarro de agua fría entre los vecinos, que llevaban todo la noche en vela intentando achicar agua en sus viviendas, sobre todo en el barrio de El Tejar y en las casas de la carretera de Málaga, las zonas más afectadas.

Mientras, la tragedia se cebó con una familia de Bujalance, donde un hombre de 36 años -Juan Luis Palacios- perdió la vida tras caerle encima un muro de su propia casa, situada en la calle Morente de esta localidad. Fuentes de la Policía Local de Bujalance explicaron a Efe que este hombre salió al patio trasero de su casa para quitar unas chapas con el objetivo de que el agua se evacuara mejor, si bien una vez fuera decidió acercarse a la pared del final del patio para recoger una jaula de pájaros. Al parecer, cuando el hombre se disponía a coger la jaula, la pared, de varios metros de altura, se le vino encima debido a una acumulación de agua, por lo que fue sepultado por los escombros. Además, la caída de este muro provocó que una gran cantidad de agua entrara en la vivienda, donde estaba el padre de la víctima, que no sufrió heridas, mientras que un hermano que también estaba en el patio tuvo que agarrarse a un árbol para no ser arrastrado por el agua.

Pero la desgracia pudo ser aún mayor en la provincia, ya que un vecino de Aguilar de la Frontera, Joaquín López, pudo salvar a otros dos ciudadanos de lo que parecía una muerte segura. En declaraciones a Europa Press Televisión, López explicó cómo un joven fue arrastrado por la riada "desde unos 150 metros aproximadamente" hasta que "se empotró en una valla de hierro". En ese momento empezó a escuchar desde su vivienda los gritos de esta persona pidiendo auxilio. "Llevaba un rato lloviendo cuando escuché gritos de ¡socorro, socorro! Sálvame Joaquín", señaló. Manifestó que pudo llegar hasta él y le sacó "los pies de la valla" donde se había quedado enganchado y juntos fueron con esfuerzo "calle abajo, unos siete o diez metros, hasta un muro a esperar a que pasara la tormenta". "Nos quedamos encima del muro hasta que a la media hora pasó otra muchacha gritando y llorando: ¡socorro que me ahogo!, por lo que me lancé también a por ella", afirmó.

Mientras, las fuerte precipitaciones no sólo hacían mella en las viviendas, sino en gran parte de la red viaria del Sur de Córdoba. Los servicios de emergencias registraron hasta 200 incidencias durante la noche del lunes y la madrugada de ayer y los bomberos del Consorcio Provincial realizaron hasta 140 intervenciones. En total, 35 efectivos de los parques comarcales de Montilla, Puente Genil, Lucena, Palma del Río y Baena realizaron unas 90 actuaciones como consecuencia de las fuertes lluvias caídas en la zona de la Campiña Sur, principalmente en Aguilar de la Frontera, que ha sido la más afectada, aunque también intervinieron en Montilla. Los bomberos provinciales se emplearon a fondo en la zona de Montoro con más de 40 salidas, sobre todo a Bujalance.

En el casco urbano aguilarense, los bomberos de la Diputación tuvieron que rescatar a cuatro personas que fueron arrastradas por el agua, en algún caso dentro del vehículo que conducían. Además, la lluvia dejó impracticable el acceso al apeadero del ferrocarril, por lo que el jefe de estación fue rescatado por los bomberos. La línea férrea convencional entre Córdoba y Málaga quedó dañada y cortada entre Torres Cabrera y Puente Genil, de manera que los operarios del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) trabajan en los lugares de las incidencias para restablecer la circulación. El ADIF y Renfe informaron de que más de 200 metros de vía han resultado desguarnecidos debido al arrastre del balasto que sustenta la vía y se han desplomado varios postes de catenaria.

La situación no era mucho mejor en las carreteras de la zona Sur de la provincia, sobre todo en la red secundaria, donde una decena de vías se cortaron al tráfico y otras 13 más se vieron afectadas en alguna medida por los efectos de las fuertes precipitaciones. Tanto los operarios de Carreteras de la Diputación como de la Consejería de Obras Públicas trabajaron a marchas forzadas para que la mayoría de estas infraestructuras recobraran la normalidad durante la tarde de ayer.

La Junta de Andalucía, que mantiene activado el Plan de Emergencias por inundaciones desde poco antes de la medianoche del lunes, informó de que los principales problemas se registraron en la A-379 de Santaella a Puente Genil, donde se ha descalzado el puente existente sobre el río Cabra, produciéndose diversos hundimientos en la calzada que han provocado el corte total de la carretera. La vía permanece cerrada. La A-304 de Aguilar de la Frontera a Puente Genil, la A-309 de Montoro a Castro del Río la A-3133, de Puente Genil a La Rambla, la A-3132 de Aguilar a la A-318 y la A-306 de El Carpio a Torredonjimeno estuvieron cortadas gran parte de la jornada.

En cuanto a las carreteras de la Diputación, tanto el vicepresidente, Fernando Expósito, como el responsable de Acción Territorial, Antonio Ramírez, visitaron ayer algunas de ellas. Cinco de estas vías se cerraron al tráfico y algunas presentan daños muy cuantiosos, como la CO-5212 a la altura de Aguilar. Esas cincos carreteras seguirán sin servicio varios días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios