Un submarino nuclear con una avería en el sónar atracará en Gibraltar

  • Caruana ve "lógico" que recale en la colonia y el PSOE cree que es una provocación

El Gobierno de Peter Caruana afirmó ayer que sería "lógico y natural" que el submarino nuclear británico Superb recalara en el puerto de Gibraltar en su ruta de regreso al Reino Unido y que el buque, que sufrió una colisión en el Mar Rojo el pasado 26 de mayo que afectó al sónar, sería "bienvenido".

En un comunicado, el Ejecutivo socialdemócrata, que hizo hincapié en que el sumergible no presenta daño alguno en su reactor nuclear -como sí sucediera con el Tireless en 2004- agregó que si el Ministerio de Defensa "opta por no realizar esa parada en Gibraltar por motivos de seguridad, es un asunto totalmente distinto que sólo les compete a ellos".

El número 6 de Convent Place, sede del gobierno gibraltareño, negó en su nota que exista un vínculo entre la posible escala del Superb en la colonia británica y la próxima reunión del Foro de Diálogo sobre Gibraltar. "No forma parte de ese proceso el hecho de que no deban producirse visitas de submarinos", manifestó.

El senador socialista José Carracao manifestó que si el buque realiza una parada en el Peñón, "estaríamos ante otra provocación del Ministerio de Defensa del Reino Unido y la Royal Navy, una actitud que no comparte el Ministerio de Asuntos Exteriores -Foreign Office- británico". De hecho, se preguntó si la probable llegada del submarino inglés "tiene algo que ver con la inminente reunión del Foro a tres, que será en de julio en un lugar aún por determinar y en el que se va a abordar precisamente la seguridad marítima en la bahía de Algeciras", aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios