El temporal sacude Andalucía y obliga a mantener distintos niveles de alerta

  • Meteorología no descarta un tornado en algunas zonas de la provincia de Cádiz

La psicosis hizo ayer mella en buena parte de la población de la provincia de Cádiz a causa de las previsiones de la Agencia Estatal de Metereología (Aemet) y Protección de Civil, que no descartan que se registre un tornado en algunas zonas. Cádiz es una de las provincias en las que se mantiene activa la alerta naranja debido a la virulencia del temporal. Otras provincias donde está activado ese nivel de alerta son Málaga, Granada y Almería, azotadas por fuertes rachas de vientos y precipitaciones.

Málaga, especialmente castigada días atrás por un tornado que provocó numerosos daños y más de una veintena de heridos, fue ayer escenario de la crecida del río Guadalmedina, que dejó incomunicados a más de cien vecinos de Casabermeja. La Axarquía, Costa del Sol y Valle del Guadalhorce, comarcas especialmente sensibles, se encuentran en alerta naranja.

En Granada, el litoral está siendo sacudido por vientos y precipitaciones, mientras que la estación de esquí de Sierra Nevada fue cerrada ayer y permanece clausurada debido al viento. Además, en algunos tramos de carretera se produjeron desprendimientos, lo que obligó al corte provisional de algunas vías.

Mientras, en Almería, con una probabilidad de lluvias de entre el 40% y el 70%, la Aemet mantenía hasta última hora de anoche un especial control sobre la zona de Poniente y la capital, donde las precipitaciones podrían alcanzar los 32 litros en una hora.

Con respecto a las consecuencias del temporal, el alcalde de Almonte (Huelva), Francisco Bella (PSOE), mostró ayer su esperanza por que la Dirección General de Costas sea "sensible" tras los daños ocasionados en los últimos días en la playa de Matalascañas. Bella aludió a la importancia turística del enclave, generador en la época estival de numerosos puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios