El testimonio de una víctima propicia la caída de una red que explotaba a mujeres

La Policía Nacional ha desarticulado una organización dedicada a la trata de mujeres con fines de explotación sexual a raíz del testimonio de una de las víctimas, una mujer de nacionalidad nigeriana que declaró a los agentes que a su llegada a España sufrió palizas y agresiones sexuales hasta que accedió a prostituirse para saldar la deuda contraída. En total, han sido arrestadas 18 personas en las ciudades de Málaga (12), Madrid (tres), Sevilla y León (dos). Al parecer, la banda captaba a jóvenes africanas en sus países de origen, a las que ofrecían la posibilidad de estudiar en Europa, según informó la Policía Nacional en un comunicado.

La investigación se inició en Málaga en julio del año pasado, cuando una mujer denunció que había sido captada en su ciudad de residencia de Nigeria en el año 2000 por una compatriota suya residente en España, quien le ofreció la posibilidad de trasladarse a Europa para estudiar, comprometiéndose a sufragar los gastos de manutención, estudios y trayectos como un favor a su familia. Para llegar a España, la organización obtuvo un visado fraudulento, con el que viajó por diversos países subsaharianos, pasando, incluso, por Italia. Una vez en el país, la captadora explicó a la joven que para sufragar los gastos tenía que ejercer la prostitución, a lo que la víctima -indican- se negó en un principio, pero, tras sufrir palizas y agresiones sexuales por parte de hombres de la propia organización criminal, accedió a ello.

En concreto, el importe reclamado por la organización derivado de los gastos del traslado a Europa oscilaba entre los 50.000 y los 55.000 euros, para cuyo cobro retiraban a las víctimas el dinero obtenido de la prostitución, les imponían multas si no pagaban la cuota estipulada en los plazos de tiempo establecidos y les cobraban un alto precio por alquiler de la habitación en la que residían por la manutención. Además de las agresiones físicas y sexuales, ha añadido la Policía Nacional, los integrantes de esta organización amenazaban a las víctimas con prácticas de vudú o con asesinar o incendiar la vivienda de familiares directos en su país.

Otros miembros, por su parte, se dedicaban a la falsificación de documentos y a la celebración de matrimonios de conveniencia para la obtención de la residencia legal en España. Mediante esta práctica de matrimonios falsos, la organización lograba documentar legalmente a sus víctimas y que residieran permanentemente en España como familiares de ciudadanos comunitarios. La operación ha sido desarrollada por agentes del Grupo II de la Brigada Central de Redes de Inmigración y de las Brigadas de Extranjería y Fronteras de Oviedo, Málaga, Madrid, Sevilla y León.

Hace dos meses, el Cuerpo Nacional de Policía desarticuló también en Málaga a un grupo criminal que supuestamente captaba y obligaba a prostituirse a mujeres rumanas en el polígono del Guadalhorce de Málaga. Los agentes arrestaron a 12 personas, uno de ellos menor de edad. La mayoría era originaria de la ciudad costera de Mangalia (Rumanía). La operación, bautizada Pinsapo, permitió que seis de estas mujeres recobren la libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios