El título ya no es un amuleto anticrisis

  • Un estudio de la Cátedra BBVA de la Olavide desvela que, por primera vez desde que empezó la crisis, cae la población activa con estudios universitarios en Andalucía.

Los responsables universitarios no han parado de repetir en los últimos años que, según las estadísticas, un título superior es uno de los remedios más eficaces contra la actual crisis económica: a mayor formación, más posibilidad de encontrar empleo. Sin embargo, el amuleto del diploma universitario podría estar perdiendo parte de su magia en Andalucía. Así lo desvela, al menos, un estudio de la Cátedra BBVA de Análisis Económico de la Universidad Pablo de Olavide sobre la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto y último trimestre de 2011.

En dicho informe, elaborado por los profesores de la Olavide José Ignacio García-Pérez, Alfredo Ariza Alfaro y David Troncoso Ponce, se concluye que, desde que comenzó la actual y mutante crisis económica en 2008, por primera vez se ha registrado un descenso en la población activa con estudios universitarios en Andalucía. La caída, del 1,18% con respecto al anterior trimestre (-0,77 en el interanual), no es muy elevada, pero sí "preocupante", según García-Pérez, porque empieza a marcar tendencia y porque esto puede suponer que "hay titulados universitarios que se han cansado de buscar trabajo activamente y se han marchado, desesperados, a sus casas". También puede haber una razón más optimistas: "Estos universitarios han optado por continuar su formación y el reciclaje profesional". Aun así, el dato es muy negativo si se tiene en cuenta que en el conjunto de España la población activa universitaria subió un 0,19 en el cuarto cuatrimestre de 2011 y un 0,41% durante todo el año.

José Ignacio García-Pérez aventura otro posible factor que puede estar colaborando en este dato negativo: "Muchos universitarios ya han tomado la decisión de salir de España y no buscan empleo en el país". El fantasma de una nueva emigración vuelve a aparecer en el horizonte.

El estudio de la Cátedra BBVA de la Olavide desvela también que, como se observa en el cuadro que se reproduce en la página, del total de parados que tiene en la actualidad la comunidad autónoma andaluza, sólo el 9% están participando en procesos de formación no reglada (en España el dato es del 12%).

"En el contexto actual, con tasas de desempleo tan altas y con más de la mitad de los parados con duraciones en dicho estado de más de 12 meses, sería muy deseable que los parados accedieran a programas de formación y reciclaje". Evidentemente, las administraciones tendrán que hacer un esfuerzo, ya que este problema se acentúa, según García-Pérez, debido a que los cursos de formación diseñados "no responden a las verdaderas necesidades del mercado laboral. Habría que revisar el catálogo de títulos para hacerlos más atractivos".

Además, tal como dice el profesor de Economía de la Olavide, existe la sensación de que no se están ligando las prestaciones por desempleo a la obligación de recibir cursos de formación, "como obliga la ley".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios