Una nueva tormenta descarga 40 litros e inunda más viviendas en Aguilar

  • La Agencia Estatal de Meteorología señala que estas precipitaciones registradas en Córdoba son "totalmente impredecibles" y "caprichosas", y por eso en esta provincia no se activó ningún tipo de alerta

La tranquilidad tardará en volver a Aguilar de la Frontera (Córdoba). Tras las intensas lluvias de lunes, la dramática situación en la que quedó el casco urbano -cubierto de fango y lodo- y el impacto emocional por la muerte de dos personas cuyo vehículo fue arrastrado por el agua, la noche del martes no fue mucho mejor para los vecinos de esta ciudad de la Campiña Sur. En torno a las 03:00, la lluvia hizo de nuevo acto de aparición y volvieron a saltar todas las alarmas. Las precipitaciones se prolongaron durante unas tres horas, dejando en la localidad unos 40 litros por metro cuadrado.

Como muchas de las arquetas y escapes de agua aún estaban atrancadas, el efecto de esta nueva tormenta se dejó notar de nuevo en las zonas más bajas, como garajes y sótanos y en algunas viviendas, sobre todo, del barrio de El Tejar. Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo en achicar agua de estos espacios y decidieron mantener el plan de actuación de en el municipio, ya que la idea original era reducir la intensidad de ese plan en torno a las 05:00, pero que ante la situación creada por la tormenta optaron porque continuara activo.

"Esta noche [por ayer] ha habido momentos de agobio", reconoció a Efe el alcalde de Aguilar de la Frontera, Francisco Paniagua, quien explicó que sobre todo cundió cuando "empezó otra vez a llover y los colectores no podían tragar el agua porque estaban saturados a causa del fango" arrastrado por la tromba de agua de la noche anterior. Por este motivo, en el momento en el que cesaron las lluvias, los servicios municipales, ayudados por equipos de la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa) se centraron en limpiar las calles y también las alcantarillas, de forma que "en caso de que vuelva a llover, puedan absorber el agua", comentó el regidor.

No obstante, la pregunta de muchos vecinos sigue siendo si se esperaba una tromba de agua de esta magnitud en la campiña cordobesa. Los meteorólogos coinciden en que aunque se sabía que iba a llover intensamente en Andalucía, tormentas como las registradas en Aguilar o Bujalance -donde falleció el lunes otra persona al caerle un muro encima- son "totalmente impredecibles" y "caprichosas". El portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ángel Rivera, explicó aEuropa Press que "se conocía perfectamente" que la primera mitad de la semana iba a ser "tormentosa en la mitad Sur", pero los modelos de predicción señalaban más hacia Andalucía oriental, por lo que se dio aviso amarillo o naranja en Almería, Granada, Jaén y Málaga. "En principio, en Córdoba no parecía que fuera a ser una zona crítica con tormentas que merecieran aviso", apuntó.

Respecto a las características de este tipo de tormentas, Rivera consideró que "son muy difíciles de predecir", y más aún cuando cambian de orientación, y que "tienen una forma de funcionar muy caprichosa". Añadió que en la zona comprendida entre Bujalance y Aguilar se quedó un núcleo estacionario en el que descargó "gran cantidad de agua" que ha convertido a esta tormenta que "no es del tipo gota fría" en un fenómeno "sorprendente" que aún no se ha acabado de investigar, "pero parece que este ha sido el día que más ha llovido en el interior de Andalucía desde que hay registros históricos".

Las labores de limpieza continuaban ayer y seguirán los próximos días en Aguilar. Los bomberos achicaban agua de los garajes y sótanos de los hogares, en los cuales todavía había varios coches atrapados en su interior, y no se sabe por cuántas horas o días se prolongará su actividad. El Ayuntamiento también movilizó a 15 personas en la limpieza de las calles y hogares , y empezó a contratar personal en paro de la localidad para que ayuden estos días.

Y aunque poco a poco parece que la normalidad se va recuperando, son muchos los aguilarenses los que lo han perdido todo. "Es como si un huracán hubiera pasado por aquí", lamentó uno de los vecinos del Tejar, Manolo Cabezas. Ante esta situación, el Ayuntamiento está ofreciendo alojamiento y comida a todas las personas afectadas en la escuela hogar El Feriante, y en el colegio Carmen Romero. Además, ya está operativa una oficina de quejas para que los vecinos afectados cuenten los daños sufridos. Hasta las 11:00 de ayer fueron 150 vecinos los que acudieron a esta oficina y se estima que la cifra aumentará los próximos días.

En cuanto a las infraestructuras, ayer seguían cerradas al tráfico seis carreteras, de las que tres pertenecen a la red de la Diputación y otras tres de la Junta de Andalucía. Tampoco se ha librado del temporal la línea férrea convencional entre Córdoba y Málaga. La circulación de trenes está interrumpida desde la madrugada del lunes y permanecerá así hasta el domingo.

Por lo que se refiere a las víctimas, miles vecinos de Bujalance y Aguilar asistieron a su entierro. Unas 6.000 personas, según fuentes municipales, se agolpaban en la plaza de San José de Aguilar para despedir a J. A. U. V., de 29 años, y su tía, E. P. C., de 56, que fallecieron después de que su coche fuera arrastrado por el agua en las inmediaciones de la laguna Zóñar.

El presidente del PP-A, Javier Arenas, que asistió al sepelio, transmitió su pésame y el de su partido a los familiares de los fallecidos, algunos de ellos simpatizantes del PP, y que recibieron la noticia del accidente mortal en un acto que celebraba el partido en Puente Genil. Arenas, que llevaba muletas debido a un accidente deportivo, pidió a la Junta que apruebe "cuanto antes" un decreto urgente para tramitar las ayudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios