Andalucía

El volumen de basura se dispara un 17% y alcanza los 606 kilos por habitante

  • En 2008, cada andaluz generó 90 kilos más que en el año anterior y pasó de estar por debajo de la media europea a superarla con creces · El 47,5% de los residuos de vidrio, papel y plástico ya se reciclan

Comentarios 2

Aunque uno de los principales efectos de la crisis es la caída del consumo, lo cierto es que si éste se midiera en función de los residuos urbanos, esa afirmación no sería válida. En Andalucía, en 2008, y con los primeros síntomas de una recesión, cada andaluz generó 606 kilos de basura, hasta 82 kilos más que en el anterior ejercicio -un incremento del 17%-, según recoge el Informe de Medio Ambiente de Andalucía 2009. Con esta tasa, lo peor fue que se invirtió la tendencia del último cuatrienio: desde 2004 no sólo había ido ralentizándose la producción de residuos en torno los 550 kilos, sino que incluso se llegó a una ligera caída en 2007, cuando el tope máximo fue de 516 kilos. Con este último repunte, la comunidad superó por vez primera, y con creces, la media española, establecida en 575 kilos por habitante, y más aún la media de la UE, de 524 kilos -565 kilos en el caso de los países que integran la Europa de los 15-.

La razón de este cambio, que no deja de ser normal en las sociedades avanzadas, hay que encontrarla en el comportamiento del consumidor que, ante nuevas necesidades, cae en la rápida renovación de los bienes muy por encima de lo que es su vida útil. Una realidad que, por otro lado, también demuestra que no terminan de calar entre los productores, pero tampoco entre los propios consumidores, las campañas para la reducción en origen de envases y embalajes.

Pero a medida que se van produciendo más residuos, también se va resolviendo paralelamente mejor su reciclaje. En esto, la comunidad sigue avanzando y el 47,8% de las 643.363 toneladas que se vertieron en 2008 en los contenedores de vidrio, plástico y papel fueron recicladas. En lo que parece que hay más sensibilidad es en la reutilización del papel y del cartón: de las 152.012 toneladas producidas, el 58,4% fueron recuperados. Le siguen los envases ligeros, que se reciclaron en un 45,3% (202.606 toneladas recogidas) y, por último, el vidrio, que fue tratado en un 43,3% (288.745 toneladas), tal y como se refleja en este estudio anual que elabora la Consejería de Medio Ambiente. El nivel de recogida de vidrio y papel ha sido tan alto que incluso se han superado las previsiones para este ejercicio recogidas en el Plan Director Territorial de Gestión de Residuos no peligrosos de Andalucía 1999-2008.

El que esta tasa de recuperación sea tan elevada hay que encontrarla no sólo en la conciencia del ciudadano, sino también en que todas las administraciones han puesto de su parte, desde la premisa de que una gestión adecuada de los residuos es una prioridad en las políticas ambientales. De hecho, en Andalucía se supera la ratio de un contenedor por cada 500 habitantes que marca la normativa vigente, quedándose por debajo de los 350 habitantes en el caso de los del vidrio y del papel y de 153 en los envases ligeros. A pesar de que estos datos globales de reciclado son bastante positivos, no todos los andaluces actúan por igual, así jiennenses, cordobeses y granadinos son los que más reciclan, llegando a superar el 50% en los tres tipos de envases y embalajes, frente a almerienses y onubenses que se quedan hasta quince puntos por debajo.

Lo que hasta ahora no ha resultado fácil de evaluar es el uso de los puntos limpios municipales para determinado tipo de productos domiciliarios como son los aceites de cocina o de coche, pinturas, pilas, fluorescentes, muebles y aparatos electrónicos. Aunque la recogida va aumentando, aún se carecen de datos homogéneos de lo que se deposita en este tipo de instalaciones.

88.807

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios