Rafael Rodríguez. Ex consejero de Turismo y Comercio

"Susana Díaz no es de fiar; demuestra una carencia de solvencia enorme"

  • El dirigente de IU culpa "al PSOE de las puertas giratorias" de la ruptura del pacto de gobierno. Afirma que "la prepotencia absoluta y la ambición desmedida" son incompatibles con la coalición.

Rafael Rodríguez (Sedella, Málaga 1963) estaba retirado en un puesto técnico en la Cámara de Cuentas cuando su amigo Diego Valderas le encomendó en 2012 la cartera de Turismo y Comercio, el área que se presumía de mayor proyección para IU. Rodríguez ha mantenido un perfil técnico, discreto, y se remite al sector para hacer balance de su gestión. Tras la ruptura de la coalición, el ex consejero se incorpora a la estrategia de IU de poner en valor el trabajo realizado y vincular al PSOE con "la derecha económica". Es viernes y Rodríguez atiende entre una ejecutiva y un consejo (en IU están reunidos por costumbre), con Valderas presente en la última parte de la entrevista antes de que ambos se marchen, juntos, a comer.

-Dice Susana Díaz que se gana un año con el adelanto, ¿a usted le quedaban cosas por hacer?

-Muchas, que estaban prácticamente hechas. Se iba a aprobar el decreto de campos de golf, de viviendas con fines turísticos, el decreto de calificación hotelera, el decreto de las fiestas de interés turístico de Andalucía, el plan general de turismo sostenible, el plan de turismo interior, el plan de ordenación turística del litoral, y la ley del comercio interior que se iba a aprobar en el próximo pleno.

-Y queda interrumpido.

-Con esta ruptura de la secretaria general del PSOE se ha tirado a la basura el pacto firmado y la esperanza de abrir paso a políticas de izquierda en Andalucía. El pacto era demasiado de izquierdas para el PSOE de Susana Díaz, el de las puertas giratorias y del Íbex, que encarna Felipe González.

-IU ataca de nuevo a González, como hace 20 años.

-La presencia de IU en el Gobierno preocupaba a la derecha económica y a los sectores que lo representan en el PSOE, como González, Bono, Zapatero o la propia Díaz, que dice escuchar de manera atenta a González porque le enseña mucho. Ese sector del PSOE estaba deseando eliminar a IU, que molestaba desde el primer minuto y, ahora que el acuerdo entraba en la recta final, esa experiencia no podía resultar exitosa. Hay un pacto, también con el PP, de un nuevo escenario político donde se respete la lista más votada, un escenario sucedáneo de la gran coalición.

-Pues a ustedes se les ha visto muy cómodos en el Gobierno.

- IU ha dado estabilidad al Gobierno mientras ejecutábamos el pacto. No es IU quien ha cambiado de presidente, ni quien ha cambiado de consejeros.

-¿Las relaciones con Griñán eran mejores que con Susana Díaz?

-Griñán tenía luces largas a la hora de gestionar. Para gobernar en coalición hace falta tener capacidad de diálogo, flexibilidad, talante. La prepotencia absoluta, la ambición desmedida, es incompatible con el diálogo que se exige en un gobierno de coalición. Al final algo de eso ha tenido que ver.

-Antonio Maíllo (coordinador de IU) dice que Susana Díaz no es de fiar, ¿qué impresión tiene usted?

-Eso lo dicen hoy todos los andaluces. Alguien que firma un pacto y a mitad de recorrido lo tira a la basura, es complicada la fiabilidad que da para el futuro. Quien incumple lo firmado y no ejecuta lo acordado demuestra una carencia de solvencia enorme de cara al futuro.

-Y aún así IU no descarta volver a pactar con el PSOE. ¿No parece una farsa?

-Si me permite, la pregunta que hay que hacer no es qué va a hacer IU, sino preguntar a la señora Díaz que si IU y los compromisos firmados no le garantizan la estabilidad, ¿quién le garantiza la estabilidad a partir del 22 de marzo?

-Ustedes dicen que el PP.

-¿Quién se la va a dar? Parece evidente que no habrá mayorías absolutas.

-Sabiendo lo que ha pasado, ¿hacen alguna autocrítica del planteamiento del referéndum?

-IU nunca hizo un compromiso matrimonial, sino un contrato, y a los tres años hacemos un balance de cómo va. La voluntad no era convocarlo, sino que se cumplieran el pacto y cinco leyes concretas.

-¿Midieron las consecuencias?

-Si no hubiera sido este motivo, hubiera sido otro. Fíjese la que se ha liado con el Sahara. La señora Díaz lleva ocho meses buscando desesperadamente un escenario que busque la ruptura. El último consejo aprobó dos proyectos de ley, y el último viceconsejillo un decreto del plan de construcción sostenible, articulado en torno a la Consejería de Fomento. ¿Dónde estaba la inestabilidad?

-¿Cree que el PSOE se ha apropiado de las políticas de IU?

-Lo novedoso, lo impactante, lo que ha cambiado tendencia y lo que ha generado más simpatía e impacto social lo ha generado IU. IU ha dado un ejemplo de gestión honesta de los recursos públicos y se ha puesto coto al clientelismo, al despilfarro. Es el único Gobierno en los últimos 15 años donde no ha habido un solo caso de corrupción, ni un escándalo, y todo eso, modestamente, tiene el sello de IU.

-Parecen el pepito grillo del PSOE, que ha evitado que metan la mano.

-No hemos sido el pepito grillo, sino el baluarte para evitar que se sigan cometiendo tropelías, la trinchera del buen uso de los recursos.

-Los casos de corrupción se conocen con el tiempo y usted está convencido de que no saldrá algo sucio de este Gobierno.

-Estoy convencido de que no.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios