Dos muertos al estrellarse un helicóptero cargado de hachís

El aparato chocó contra una torre de alta tensión en un paraje de Gaucín El alijo podría rondar entre los 800 y los 900 kilos

Javier Flores ronda | Actualizado 28.01.2015 - 12:41
zoom

Estado en el que quedó el aparato tras el siniestro.

zoom

Torreta contra la que chocó el aparato.

Share
Un helicóptero cargado de hachís se estrelló ayer en el término municipal de Gaucín, al parecer, tras chocar contra una torreta de un tendido eléctrico que quedó seriamente dañada. Los dos ocupantes del aparato, un BO-105, fallecieron en el siniestro. El accidente se habría producido sobre las 5:00, tras lo que se desplegó un importante contingente de la Guardia Civil para tratar de recuperar los restos de los dos ocupantes y también los diferentes fardos que quedaron esparcidos alrededor del lugar en el que el helicóptero se terminó estrellando tras el impacto contra la torreta de electricidad.

Ambos cuerpos quedaron muy dañados, por lo que las labores para localizar todos los restos se prologaron durante toda la jornada y no fue hasta pasadas las 18:00 cuando se pudo proceder al levantamiento de los cadáveres y su traslado al Instituto Anatómico Forense de Málaga. Mientras tanto, el helicóptero, de grandes dimensiones, también resultó muy afectado y se terminó partiendo en varios trozos antes de quedar atrapado en mitad de unos matorrales y con toda la parte delantera destrozada. Pero eso sí, no llegó a incendiarse.

En cuanto al cargamento que el vehículo transportaba, fuentes conocedoras del caso apuntaban a que el alijo que se encontraba en su interior podría rondar entre 800 y 900 kilos de hachís, por lo que permanece abierta una investigación para tratar de esclarecer el destino que tenía el alijo.

En la zona del impacto, que ocupaba casi un centenar de metros, se podían apreciar trozos de ropa enganchada en los matorrales o en el suelo y también los restos de los paquetes en los que se encontraban las tabletas de hachís. De hecho, por la tarde todavía se percibía un intenso olor característico de la droga que transportaba el helicóptero.

No es la primera vez que se producen incidentes protagonizados por este tipo de aparatos, ya que la compleja orografía de la Serranía de Ronda se convierte en el aliado preferido para los traficantes que tratan de introducir la droga vía aérea, ya que una vez alcanzada la costa es fácil camuflarse entre los valles volando a baja altura y evitando de este modo los radares, aunque corriendo un riesgo muy alto para los pilotos por la gran dificultad que ello entraña.

Además, como en el caso de ayer, los helicópteros suelen ser pintados de negro para convertirlos en prácticamente invisibles durante la noche, que, junto a la sierra, es el otro aliado de los porteadores vía aérea. Un suceso parecido tuvo lugar el pasado mes de mayo en un paraje de Casares, donde otro helicóptero también se estrelló contra un poste de alta tensión y se sospechaba que podía dirigirse a Marruecos para recoger un cargamento.


Hace un par de años, la Guardia Civil también interceptó un pequeño ultraligero y lo hizo aterrizar en un pequeño aeródromo que existe en la zona de los Llanos de Aguaya de Ronda. En aquel caso el pequeño aparato solo transportaba un par de fardos, que era lo que cabía en el asiento trasero.
0 comentarios

Mundo Rural Málaga

 Consulta toda la actualidad del mundo rural