El fracaso anunciado de la reforestación del Guadalmedina

Sólo han sobrevivido el 5% de los árboles plantados en el parque forestal, únicamente los pinos

Raquel Garrido / Málaga | Actualizado 17.10.2010 - 01:00
zoom
Share
Siete años han pasado ya desde que el Ayuntamiento de Málaga se hiciera cargo de lo que ya entonces los expertos calificaron como "un fracasado intento" de reforestar la cuenca baja del río Guadalmedina y crear un gran parque forestal para evitar que se produjeran inundaciones en la ciudad, y a día de hoy está prácticamente seco. Lo que los informes de la Junta de Andalucía y dos profesores de la Universidad de Málaga ya advertían de que la mayoría de los 248.000 árboles plantados en las 380 hectáreas que forman este parque no habían logrado sobrevivir porque las especies elegidas no eran las adecuadas se ha cumplido.

Apenas un 5% de estos árboles ha logrado resistir a las duras condiciones a las que han estado sometidos desde que fueron plantados por falta de cuidados, riego y mantenimiento. Y sólo lo han hecho los más fuertes y los más aptos para este tipo de suelo. Según el profesor de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga, Andrés Pérez, únicamente los pinos carrascos, que "son los que mejor se adaptan a este tipo de terreno y al clima mediterráneo". Pero el problema es que hay otros árboles no tan apropiados que también se han hecho fuertes en el parque. Son en su mayoría especies alóctonas, es decir, que no son originarias de la zona y que tienen la capacidad de extenderse con facilidad con el riesgo de alterar el hábitat natural de las que sí son propias de aquí.

Es lo que ha pasado con las abundantes mimosas que fueron plantadas dentro de esta controvertida obra, la primera y única ejecutada dentro del interminable llamado Proyecto Guadalmedina para proteger a la capital de posibles riadas, y que es una especie que aparece recogida en el catálogo de especies invasoras. Están por todas partes y en estos siete años han adquirido, en algunos casos, un impresionante porte de casi tres metros de altura. Otra de las especies alóctonas que también ha logrado perdurar frente al abandono que desde el principio ha rodeado a este intento de parque forestal ha sido un árbol llamado falso pimentero, de origen tropical, y las casuarinas, procedentes de Australia y consideradas altamente alergógenas. Pero no son especies apropiadas para este tipo de reforestaciones que lo que pretenden es frenar la erosión de la cuenca baja de un río peligrosamente caudaloso en el caso de lluvias torrenciales. A estas alturas y si la repoblación se hubiese hecho correctamente, Pérez señaló que ya "debería verse una enorme masa forestal". Lejos de eso, salvo algunos pinos que ya tienen una altura de un metro y medio, algunas encinas y varias decenas de cipreses, el resto de la superficie verde que se puede apreciar no es más que los algarrobos que ya estaban plantados muchos antes de que se acometiera la idea de un parque forestal.

También tratan de sobrevivir como pueden los olivos procedentes de la zona donde se ejecuta la urbanización de Colinas de Limonar, que este periódico denunció hace tres años y que el Ayuntamiento de la capital había autorizado a plantar en este recinto. Si en 2007 la zona donde fueron colocados parecía un cementerio, tres años después se confirma que no se le ha hecho ningún seguimiento. El complejo sistema de riego que se instaló en todo el parque para regar los ejemplares plantados sigue roto y en desuso prácticamente desde el principio. Tampoco han almacenado nunca agua los 85 depósitos, con capacidad para regar ocho hectáreas cada uno, que se repartieron por las 380 hectáreas para tal fin.

El Parque Forestal Ciudad de Málaga, que costó 9 millones de euros, ha estado abocado desde el principio al más absoluto de los fracasos. El proyecto que emprendió la extinta Confederación Hidrográfica del Sur pretendía aumentar la seguridad de la capital frente a posibles inundaciones, pero lejos de conseguirlo se ha convertido en la patata caliente que nadie se atreve a coger. El principal error que se cometió al abordar este proyecto de reforestación es que ni el diseño ni la ejecución fueron los adecuados porque a la hora de ejecutarlo no se tuvieron en cuenta ni los estudios climatológicos ni los botánicos que advertían del riesgo de plantar árboles y plantas de jardinería ornamental en una zona caracterizada por unas especiales condiciones debido a su orografía. La adjudicataria de la obra fue la empresa constructora ACS, propiedad del presidente del real Madrid, Florentino Pérez, y que a su vez subcontrató a varias empresas especialistas en proyectos forestales de este tipo, entre ellas Floresur. Pero los problemas surgieron mucho antes y el parque forestal fue objeto de una dura controversia entre la Junta de Andalucía, por una parte, y el Gobierno central y el Ayuntamiento de Málaga como promotores del proyecto, por otra.

La razón es que la obra fue sacada a licitación el 16 de octubre de 2001, 68 días antes de que se publicara en el Boletín Oficial de Estado (BOE) que no necesitaba someterse a una evaluación de impacto ambiental, a pesar de que se hicieron repoblaciones con especies alóctonas con riesgo grave de que se produjeran transformaciones ecológicas negativas y se construyeron caminos forestales nuevos en el 20% del trazado del parque. Pero además, los trabajos se adjudicaron el 22 de enero de 2002, sólo un mes y medio después de que se cerraran los trámites sobre la expropiación de los terrenos. El 15 de marzo de ese mismo año, el entonces ministro de Medio Ambiente del Gobierno de José María Aznar, Jaume Matas, plantó el primer árbol a pesar de que la asistencia técnica no se adjudicó hasta octubre. Fue Elvira Rodríguez, la ministra de Medio Ambiente en 2003, la que inauguró el Parque Forestal Ciudad de Málaga y el 25 de septiembre de 2005 el Ayuntamiento de Málaga recepcionó la obra. Su obligación consistía en vigilar, mantener y conservar el recinto. Pero cinco años después, todo sigue igual.
11 comentarios
  • 11 AntonioG 17.10.2010, 22:02

    Esta es la diferencia entre lo publico y lo privado. ¿ Quien responde ahora de este desastre?. ¿De este despilfarro?. . . ¿Que desastre¡

  • 10 Ignacio Trillo 17.10.2010, 16:54

    Lamento que no me equivocara en el anuncio de ese desastroso producto final, y previamente en todas las descritas irregularidades que con esa puntual cronología fui percibiendo a la entonces Confederación Hidrográfica del Sur y al Ayuntamiento de Málaga sin que ambas instituciones me hicieran caso alguno.

  • 9 ana 17.10.2010, 16:10

    Me alegra que el tema tiene comentarios. Es un escandalo como trabaja parque y jardines. Hay si que se estan quedando con dinero.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
Concurso

Vota por tu imagen favorita

Ayúdanos a elegir al ganador del premio del público.

PUBLICIDAD