Dorantes aboga por el flamenco como nexo entre culturas en 'Sin muros'

  • El pianista jondo estará acompañado esta noche en el Maestranza de grandes figuras del cante como José Mercé, El Pele, Esperanza Fernández y El Lebrijano, entre otros · Las entradas están agotadas

"Yo quiero un mundo sin fronteras, donde todas las puertas estén abiertas, un mundo sin odio, sin llaves, donde nadie muera en nombre de Dios... una tierra limpia, un mar donde jugar, quiero besar a alguien de otro color, quiero una tierra donde la guerra sea de mentira, el hambre sea dulce y esté gorda..." David Peña Dorantes (Lebrija, 1969) plasma este hermoso deseo en el programa de mano de su nuevo espectáculo de piano flamenco, Sin muros, que estrena esta noche en el Teatro de la Maestranza (20:30).

En el montaje se rodea de un ramillete de artistas, de diferentes procedencias musicales y nacionalidades, que componen una pequeña alianza de civilizaciones sobre el escenario comandadas por este músico, de cuna y vivencias flamencas, y con una carrera internacional de primer nivel: fue el primer músico gitano en cursar estudios superiores de música, ha colaborado con orquestas internacionales y artistas como Noa, cuyo resultado es la gira Noa&Dorantes, Unión de Culturas.

En este nuevo proyecto, que lo trae de nuevo a la Bienal, aparte de varios instrumentistas como el argentino Marcelo Mercadante, con el bandoneón; el marroquí Faisgal Kourrich con el violón; el cubano Yelsy Heredia a cargo del contrabajo, Dorantes cuenta con la colaboración especial del francés Renaud García-Fons, que tocará el contrabajo de cinco cuerdas, un intérprete que define como "puro virtuosismo que emociona".

El plato fuerte del espectáculo Sin muros, que tendrá su continuación en un disco que ya está en manos de los productores, es la calidad y cantidad de artistas flamencos que colaboran en él. Dorantes se hace acompañar esta noche de algunas de las principales voces del cante jondo como el jerezano José Mercé -que rehusó participar en la Bienal por desacuerdos con el caché y, sin embargo, colabora aquí con el pianista- el cantaor cordobés El Pele, la sevillana Esperanza Fernández y tres artistas que el pianista conoce bien: su padre el guitarrista Pedro Peña, su tío Juan Peña El Lebrijano y su hermano el también guitarrista Pedro María Peña.

Esta cantidad de colaboraciones, que comienzan a ser frecuentes en los espectáculos flamencos que se están viendo en la Bienal, demuestran, según el pianista, que "los artistas nos estamos uniendo porque creemos realmente en los espectáculos en directo, que es donde está el corazón. El directo es lo más importante de la música y lo más sencillo", un argumento que ha dado también al ser preguntado por los años que separan cada uno de sus discos: publicó Orobry en 1998, Sur en 2002 y ahora, ocho años después, llega Sin muros.

En esta obra, y en el recital de esta noche, Dorantes propone "cantes tradicionales pero con una tímbrica diferente, aportada por esos otros instrumentos, pero sin dejar de ser flamenco, porque yo soy flamenco hasta el tuétano y ése es mi lenguaje". Por bulerías, seguirillas, alegrías, verdiales, romance, granaínas, malagueñas, tangos, soleá y tientos caminará el espectáculo Sin muros. "Pegado a las raíces pero con la mirada puesta en romper fronteras", asegura. Un pensamiento que el músico traslada a temas de actualidad como la expulsión de los gitanos de Francia. "Lo pienso y me indigna. Me recuerda a lo que hicieron los Reyes Católicos cuando echaron a los judíos. La mejor forma de combatir este tipo de actitudes es la música, porque con ella puedo decir en alto que todos somos iguales, que estamos aquí para convivir".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios