Maneras de entender la rumba

Bajo el título Rumbeando, la Bienal dedica esta noche una auténtica fiesta a "uno de los palos con más fuerza, vigencia y futuro de nuestra música popular". Así opina Kiko Veneno, protagonista junto a Los Chichos y Peret del concierto que acogerá el Auditorio de la Cartuja a partir de las 23:30. "No esperéis nada tan enciclopédico como lo que hizo ayer [por el miércoles] Poveda", bromeó el músico afincado en Sevilla desde su infancia. Aunque en ediciones anteriores participó en la gran muestra flamenca de Sevilla como colaborador en proyectos de terceros, la de hoy será su "primera y pienso que última" actuación en la Bienal, "el acontecimiento cultural más grande de la ciudad desde la Democracia", dice.

Lo hará para presentar su nuevo disco, Dice la gente, uno de los mejores de su carrera, y acompañado por otros dos clásicos de una música que "bebe de fuentes muy puras y que te permite contar, cantar y bailar". No está prevista ninguna colaboración entre ellos, aunque tampoco descarta que sobre la marcha se tercie. De Los Chichos, dice Kiko Veneno que fueron "algo importante en Sevilla". "Mezclaron muy bien tangos modernos de Badajoz con la música de Madrid, ese toque ye-yé. Además, conectan muy bien con el mundo marginal", continúa. "Y mucho antes empezó Peret. Yo lo veía en blanco y negro en la televisión, cantaba y tocaba la guitarra como una máquina. Para mí era como un grupo pop más. Aprendí a rumbear con su música. Con el tiempo se ha convertido en un hombre enormemente sabio, en un patriarca. Es una persona mayor a la que le debemos mucho respeto", comenta.

Cada uno representa una corriente distinta de una música que no hay que tomarse a la ligera, defiende. "Bambino de Utrera podía decir por rumbas cosas tremendamente serias. No hay que hacer tanto caso a las formas, un arte no es más insustancial por el hecho de que se pueda bailar".

También se refirió a su Cataluña natal. Atribuye la prohibición de los toros al "auge del fútbol y el deporte". "Están embebidos por eso, y han empezado a meter la pata. Para comer en el futuro nos va a hacer falta más cultura que deporte". Eso no evita que Cataluña sea "una nación maravillosa que tira de España en muchas cosas". A pesar de que al ver muchos desde allí a Andalucía como una "comunidad subvencionada y anclada en muchas pamplinas", olvidan que esta tierra, "cuando empezaba la Historia en Cataluña, ya había dado frutos extraordinarios". Aparte, concluyó, del patrimonio incalculable que supone tener "la música popular con más raíces y más futuro de toda Europa, que es el flamenco".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios