Clara oscuridad

  • La Claqueta, Pizzel 3D e Irusoin celebran su nominación a los Goya por su documental '30 años de oscuridad'.

Nunca más será una frase hecha eso de que el trabajo constante tiene sus frutos. Lo saben en el estudio sevillano Pizzel 3D, donde ayer recibieron la noticia de la nominación al Goya en la categoría de Mejor Película Documental por la novela gráfica 30 años de oscuridad, que ha coproducido junto a Irusoin y la productora andaluza La Claqueta, que ha sido dirigido por Manuel H. Martín y producido por Olmo Figueredo González-Quevedo. Un trabajo netamente andaluz para el resto del mundo que ha sido elegido entre medio centenar de documentales y que compite junto a El cuaderno de barro de Isaki Lacuesta; Morente, de Emilio Ruiz Barrachina, y Escuchando al juez Garzón, de Isabel Coixet.

Tras el final de la Guerra Civil, Manuel Cortés, antiguo alcalde de la localidad malagueña de Mijas, no tuvo ocasión de escapar de España. Tras un largo y peligroso camino de regreso a casa, consiguió llegar de noche a su hogar sin ser descubierto. Su mujer, Juliana, le advirtió de los numerosos fusilamientos que se estaban llevando a cabo en el pueblo. Ambos decidieron abrir un pequeño hueco en la pared donde Manuel podría esconderse. Manuel Cortés nunca pudo imaginar que aquel pequeño espacio tras la pared se convertiría en su cárcel particular durante 30 años. Esta es la historia de los llamados 'topos de la posguerra', que tuvieron que sacrificar una vida entera para huir de la represión. 30 años de oscuridad cuenta con la colaboración de los actores Juan Diego y Ana Fernández, que han prestado su imagen y sus voces a los personajes.

Juan Manuel Suárez, que es mitad sevillano y mitad gaditano, y el director de animación del documental, cuenta que esta nominación "ya es un premio porque había muchas candidaturas. Nosotros, Pizzel 3D, nos hemos encargado de la parte de animación, que es más de la mitad del metraje, con una técnica muy original y novedosa para ser un documental que es contar la historia con animación. La llamamos una novela gráfica documental. Ilustraciones animadas que tienen un nivel superior que cuando hacemos 25 fotogramas por segundo". Suárez subraya que han sido unos siete meses de trabajo muy intenso la parte de animación, en un total de unos 4 años de labor. "Este tipo de reconocimiento te anima para hacer el trabajo lo mejor que sabemos. con la máxima calidad. ¡Es la bomba!".

El resto del equipo de Pizzel 3D que ha trabajado en el documental está formado por Enrique Fernández, que es el productor de la empresa; el guionista es Jorge Laplace, y los dibujantes son el sevillano Juan Manuel Espinosa, el algecireño Ismael Pinteño, el isleño Maz! y los dos jerezanos el entintador Alberto Belmonte y Miguel Serrano, que es el director artístico y colorista.

Para Belmonte sin duda que ha sido "el trabajo más duro, a la vez que interesante en el que he participado. Entintar el sensacional trabajo de Ismael Pinteño ha sido todo un reto, mi labor consistía en aportar texturas y negros a sus dibujos sin hacerles perder expresividad. Estar nominados a los Goya es toda una sorpresa que me hace sentir muy feliz y satisfecho por el trabajo realizado". Por su parte, Miguel Serrano destaca la importancia de esta nominación, "fruto de un trabajo muy intenso, de más de 1.000 ilustraciones. Hemos puesto mucho empeño en este documental".

No es la primera vez que esta empresa hace acto de presencia en los Goya. El pasado año fueron los encargados de elaborar el vídeo de presentación al Mejor Cortometraje de Animación. Pero en la presente edición van como nominados.

Jorge Laplace ha trabajado en el guión cerca de dos años. "Se ve que cuando uno le echa pasión a las cosas parece que se ven los frutos. Esto ya es un sueño hecho realidad". Aunque habrá que esperar al 19 de febrero para conocer si la obra se lleva el Goya y 've' la luz, como la vio Manuel al final del tunel.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios