"Competir con Almodóvar y Urbizu es como si estuvieras en la gran liga"

  • Benito Zambrano destaca de entre las nueve candidaturas de 'La voz dormida' la nominación a mejor película, "porque es una categoría que reúne el trabajo de todos".

Comentarios 1

La Academia siempre ha reconocido la labor de Benito Zambrano. Con su primera película, Solas, le concedió los Goya a la mejor dirección novel y al mejor guión original; le dio un hueco también entre los candidatos al mejor director por su proyecto menos reconocido, Habana Blues, y, ahora, la institución vuelve a colocar al cineasta entre los favoritos con La voz dormida. La versión de la novela homónima de Dulce Chacón aspira a nueve premios: el lebrijano opta a dos, el de mejor director y el de mejor guión adaptado, que firma junto a Ignacio del Moral, pero se confiesa particularmente emocionado con el hecho de que su último largometraje esté entre los títulos seleccionados a la mejor película. "Ésa es la categoría que más ilusión me hace, porque es como un apoyo a todo el equipo, como si el premio se compartiera entre los que han participado", admitía ayer Benito Zambrano en conversación telefónica con este periódico.

El realizador vuelve a competir con Almodóvar -Solas tuvo como rival una de las cintas más galardonadas del manchego, Todo sobre mi madre-, aunque sabe que Urbizu también cuenta con posibilidades. Y ya puestos, tampoco hay que perder de vista a Mateo Gil, con unos cuantos premios Goya como guionista en su historial y que ahora acumula 11 candidaturas con Blackthorn pese a que el canario no aparecía en las quinielas previas. "Competir con ellos es como estar jugando en la gran liga", afirma Zambrano, quien ha visto "casi todas" las películas de este año y concluye que ha sido "una buena cosecha, va a ser difícil ganar".

Desde que se proyectó La voz dormida en San Sebastián y un jurado presidido por Frances McDormand distinguió el trabajo de María León como la mejor interpretación femenina del certamen, se pronosticaba que la sevillana recogería el Goya a la mejor actriz revelación. Las previsiones se han cumplido y, aunque Michelle Jenner, otra nominada en el mismo apartado, puede presumir también de otro papel memorable en No tengas miedo, todo apunta a que el nombre de León formará parte del palmarés. Pero el pulso para la dirección de actores de Zambrano también se percibe en el gran número de intérpretes del filme que están entre los finalistas: Inma Cuesta, el otro pilar sobre el que cae el peso dramático de la película, luchará por ser la mejor actriz protagonista y reivindicar su valía después del aluvión de premios destinados únicamente a María León; Ana Wagener, que repite candidatura a la mejor actriz secundaria después de aspirar el año pasado por Biutiful; y Marc Clotet, seleccionado como actor revelación. Una circunstancia que llena de felicidad a Zambrano: "Es lindo que la Academia valore sus trabajos. Y estoy especialmente contento por María e Inma, que han hecho un curro muy serio, muy responsable; un trabajo muy comprometido, para ellas y para el equipo. Siempre han estado ahí", observa el cineasta.

Zambrano tiene esperanzas en los premios, pero también en que este nuevo espaldarazo propicie que La voz dormida se reestrene en las salas en las que había dejado de programarse. "Hasta ahora, vieron la película más de 300.000 personas. No podemos quejarnos, en Andalucía ha funcionado muy bien, pero nos haría falta un empujón más para cubrir gastos", reconoce el director, que no considera la piratería como la amenaza principal para la taquilla y señala a la crisis como culpable de las pobres recaudaciones con las que se ha cerrado 2011. "Creemos que si hubiésemos estrenado en otro momento, como un año y pico antes, podríamos haber superado el medio millón de espectadores fácilmente. Pero lo hemos hecho en unos meses en los que la gente ha dejado de ir al cine", sostiene. Por fortuna, la Academia, que ya apoyó La voz dormida eligiéndola entre las preseleccionadas para el Oscar a la mejor película extranjera, impulsa ahora una nueva vida al proyecto.

Dos documentales andaluces entre los seleccionados

Entre los documentales de las candidaturas a los Goya de este año destacan dos producciones andaluzas. En la categoría de cortometraje documental ha sido nominado el trabajo del sevillano José Javier Pérez Alma, que competirá con Nuevos tiempos, Regreso a Viridiana y Virgen Negra. Por último, la cinta 30 años de oscuridad, del onubense Manuel H. Martín, está entre las candidatas en el apartado en la categoría de película documental, junto a El cuaderno de barro, de Isaki Lacuesta; el proyecto Morente, de Emilio Ruiz Barrachina; y Escuchando al juez Garzón, dirigido por Isabel Coixet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios