Crítica 'Una dama en París'

Espejo de soledades

una dama en parís. Drama, Francia, 2012, 92 min. Dirección: Ilmar Raag. Guión: Ilmar Raag, Agnès Feuvre, Lise Macheboeuf. Fotografía: Laurent Brunet. Música: Dez Mona. Intérpretes: Jeanne Moreau, Corentin Lobet, Laine Mägi, Ita Ever, Fabrice Colson, Patrick Pineau.

No se me ocurre ninguna otra actriz que no sea Jeanne Moreau capaz de atreverse, a sus 87 años, a encarnar a un personaje tan desagradable y seco como el que interpreta en esta película, tampoco ninguna otra capaz de rodar una escena tan delicada como esa en la que, tumbada en la cama junto a un viejo amante mucho más joven que ella, lo toca y acaricia intentando rememorar tiempos pasados.

Una dama en París (Una estonia en París en su traducción literal) afronta con sencillez, sobriedad y sutileza una trama intimista centrada en la relación entre dos mujeres condenadas a entenderse: la estonia (Laine Mägi) que, tras enterrar a su madre, viaja hasta París para hacerse cargo de una anciana, solitaria y elegante dama, también de origen estonio, después de que ésta haya intentado quitarse la vida.

La película cifra su interés en este pequeño gran duelo de soledades, silencios, complicidades y caracteres con el París burgués de fondo, en la difícil relación entre una mujer insoportable y cruel y otra que busca airear su monótona vida lejos de su hogar.

El estonio Ilmar Raag recrea aquí su propia biografía familiar y consigue crear un clima otoñal y pausado sin caer en las estampas geriátricas al uso, sobre todo porque la personalidad de sus dos personajes y sus dos soberbias intérpretes consiguen que esta dialéctica de tensiones, separaciones, confesiones y reencuentros acabe por reflejar la vida misma lejos de los clichés dramáticos.

Si, como es el caso, pueden ver esta película en versión original, podrán comprobar cómo uno de los grandes dones de la Moreau, su voz grave y granulosa, sigue estando intacto para poder disfrutar una vez más de su presencia, su cuerpo y su palabra en la pantalla. No es poca cosa por el precio de una entrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios