Legionator

La legión del águila. Romanos, Reino Unido, 2011, 113 min. Dirección: Kevin Macdonald. Guión: Jeremy Brock. Fotografía: Anthony Dod Mantle. Música: Atli Örvarsson. Intérpretes: Channing Tatum, Jamie Bell, Mark Strong, Donald Sutherland, Denis O'Hare, Tahar Rahim.

Desde el éxito de Gladiator, el peplum ha cambiado las túnicas tiesas, las sandalias de cuero, los flequillos aplastados y los diálogos literarios por un realismo de nuevo cuño protagonizado por una Roma crepuscular, mucha sangre, mucha humedad y mucho barro. Más aún si, como sucede en esta cinta o en la reciente Centurión, la acción histórica se sitúa en el siglo II d.c. en una frontera británica del Imperio (Norte de Escocia) presidida por la frondosidad de los bosques, el frío y una lluvia incesante.

En ese marco se desarrolla esta Legión del Águila a mayor gloria de la épica guerrera de la mítica Novena Legión y la amistad masculina entre un tozudo legionario (inexpresivo Channing Tatum) empeñado en devolver el honor a su padre y el esclavo (Jaime -Billy Elliot- Bell) con el que atravesará montañas, ríos y cañadas, ambos perseguidos por unos bárbaros guerreros celtas que parecen salidos del Apocalypto de Mel Gibson.

Kevin Macdonald (El último rey de Escocia, La sombra del poder) se maneja con cierto aplomo posmoderno entre los resortes del género, insuflando altas dosis de realismo, crudeza (no hay piedad para los niños) y efectismo marca hermanos Scott a un viaje por etapas que, en sus mejores momentos, puede recordarnos levemente a Dos cabalgan juntos con sustancia diluida y en los peores a un capítulo costeado y sucio de la serie Roma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios