Crítica 'Cuestión de actitud (Xenia)'

Metáforas de tipo griego

cuestión de actitud (xenia). Drama, Grecia, 2014, 132 min. Dirección: Panos H. Koutras. Guión: Panaiotis Evangelidis y Panos H. Koutras. Fotografía: Hélène Louvart, Simos Sarketzis. Música: Delaney Blue. Intérpretes: Kostas Nikouli, Nikos Gelia, Yannis Stankoglou, Marissa Triandafyllidou.

Hay películas, y no hace falta que sean obras maestras, que explican mucho mejor el presente que horas de informativos y conexiones con la corresponsalía de turno. Es el caso de esta Xenia aquí torpemente titulada Cuestión de actitud, un filme que nos habla de la Grecia de hoy con mucha más profundidad y complejidad que todas esas noticias cansinas, repetidas y confusas de la televisión y la prensa.

Y no es ni mucho menos esta película de Panos H. Koutras un documental sobre la crisis, la deuda o la fractura social del país heleno. Más bien al contrario, Xenia se postula como una fábula de vuelo metafórico y ocasionales incursiones en el fantástico capaz de trazar el mapa de la vapuleada Grecia desde la figura del viaje en busca del padre de dos hermanos de origen albanés que acaban de perder a su madre.

El viaje (Creta, Atenas, Xenia, Tesalónica) se articula así como metáfora interior y en movimiento que nos enseña un país desolado, en ruinas, acosado por el ascenso del racismo, la xenofobia y la homofobia, un país en el que los ricos son más ricos y las clases trabajadoras sueñan con escapar de su condición ganando concursos televisivos.

A poco que uno acepte las claves simbólicas del filme, que no andan, por cierto, demasiado lejos de las que aquella visionaria y desoladora Paisaje en la niebla de Angelopoulos, y asuma que su condición kitsch forma parte de un mismo propósito de distanciamiento, Xenia se abre como filme-manifiesto en el que funciona a un tiempo la crítica social, el mito e incluso la cinefilia, que cita a la mismísima Noche del cazador de Laughton como filme de referencia sobre la orfandad en tiempos de miseria económica y moral. No es poco mérito para una cinematografía como la griega a la que la crisis parece haber estimulado especialmente en lo creativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios