Restos del naufragio

  • Godard rodó en el 'Costa Concordia' parte de su 'Film Socialisme', esencial ensayo sobre la decadencia de Europa.

Comentarios 1

Film Socialisme. Jean-Luc Godard. Avalon. DVD. 100 mins. Libreto de 16 págs, con textos de Benjamín G. Rosado. 15 euros.

El cine Godard avanza por encima de exégetas y detractores, título a título, década a década. Ahí donde unos aplauden su insobornable ejercicio de resistencia y reinvención para arrojarnos al pensamiento de las imágenes y los sonidos, otros se resisten tozudamente, tal vez por cierto complejo de inferioridad, a la complejidad de un discurso denso y zigzagueante que pide abrir los ojos y los oídos para mirar y oír de otra manera.

Film Socialisme llega desde un lugar enunciado en presente del singular que aspira a comunicar la Historia con las formas de un cine aún por inventar: un filme sobre la actual crisis que va mucho más allá de los titulares de prensa para cuestionarse qué ha sido de la vieja Europa, qué herencia cultural, social, política, filosófica y moral se está dilapidando a cambio de un falso reajuste para saldar deudas soberanas.

Godard recurre una vez más a la libertad de la forma ensayística para lanzar sus preguntas e ideas a la moviola: un flujo constante de imágenes de distinta procedencia, calidad y textura (el digital, trabajando su superficie más límpida en HD, pero también la polución y la rugosidad del mini-dv amateur), palabras, citas y textos extraídos de numerosos libros y autores (entre ellos, el filósofo Alain Badiou), sonidos (sucios, saturados) y músicas (elegíacas) que, cortocircuitadas por el montaje asociativo, piedra angular de su modus operandi (para "permitir que el espectador cree imágenes interiores, poéticas, no materiales, invisibles por asociación con las visibles"), aspiran a levantar un discurso fragmentario sobre asuntos recurrentes y emplazamientos simbólicos como Palestina, el Holocausto, las guerras mundiales, la Guerra Civil española, Grecia como cuna de la civilización Occidental, las falacias del capitalismo y, como siempre, el lugar que ocupan las imágenes y la historia del cine en la construcción de la memoria colectiva.

Sinfonía-collage en tres movimientos , Film Socialisme se sube a bordo del hoy tristemente famoso Costa Concordia, un enorme y decadente transatlántico-parque de atracciones que surca las aguas del Mediterráneo con paradas en Odessa, Nápoles, Barcelona, Grecia, Egipto o Palestina; se acerca a un garaje de la provincia francesa para observar a una familia y sus animales de compañía asediada por un equipo de la televisión pública; se abandona finalmente, en su movimiento más poderoso y emocionante, a un juego de rimas, ecos y resonancias a partir de un archivo infinito, auténtico empeño del cine de Godard desde que decidiera abandonar la ficción: "Quiero rodar -decía en los setenta- una historia del cine donde se muestre que, en un momento dado, lo visual estuvo a punto de hacerse con las cosas, un momento en que la pintura, la imagen, tenían más peso".

A pesar de su complejidad estructural, de su flujo constante de temas y variaciones y de su poco alentador retrato de nuestro presente a la deriva, Film Socialisme es, sin embargo, una película generosa, tan llena de ideas, hallazgos y referencias como de imágenes bellas y emocionantes (nunca un mar fue tan negro y hermoso, nunca una cámara digital filmó los colores elementales como los filma Godard, nunca unos rostros y unos cuerpos tan escultóricos) que no piden nada a cambio, una película libre, fértil y desafiante que invita a la insurrección ("cuando la ley no es justa, la justicia va por delante de la ley (Pascal)", así se cierra) y que sólo puede recomendarse a aquéllos que aún confían en el potencial del cine como reducto de pensamiento crítico.

La edición en DVD de Avalon deja bastante que desear, con escasos materiales extras en comparación con la edición francesa, que incluye una extensa entrevista filmada con Godard. Pueden compensarse estas carencias acudiendo al espléndido número especial Internacional Godard que la revista Lumière dedicara a la película.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios