Con el cine en los canales

  • Mañana arranca la LXVII Mostra de Venecia · Quentin Tarantino preside el Jurado y Álex de la Iglesia aspira al León de Oro de la Sección Oficial con su última película, 'Balada triste de trompeta'

Tal vez por contradecir a los que le acusan de despreciar sistemáticamente el cine español o, simplemente, porque la película lo merece, Marco Müller ha invitado a Balada triste de trompeta, el nuevo filme de Álex de la Iglesia, a competir en la selecta Sección Oficial de la Mostra que arranca mañana. No es precisamente De la Iglesia un cineasta de festivales, de lo que se desprende una posible operación de desagravio nacional en las carnes de quien representa a toda la profesión en la Academia. En Orizzonti, el exquisito José Luis Guerin también lleva a Venecia su nuevo ensayo, Guest, un diario filmado en el que el director de En construcción ha dado forma (libre) a sus visitas a festivales de cine a lo largo de los últimos años. Una tercera cinta hispano-brasileña, Lope, de Andrucha Waddington, cuyo modelo sigue de cerca a Alatriste, se dejará ver fuera de concurso como muestra de nuestro potencial industrial en tiempos de crisis.

Más allá de la representación nacional, que sigue siendo escasa y coyuntural, la LXVII Mostra nos ofrece una interesantísima selección de cine en sus dos secciones principales, la Oficial, con 23 títulos a concurso, y Orizzonti, atractivo y ecléctico cajón de sastre en el que caben la ficción, el documental, el ensayo, el cortometraje o la experimentación, con la calidad y el riesgo como principales argumentos.

La Giornate degli autori, La Settimana della critica, Controcampo italiano, el ciclo Situazione Comica y los filmes fuera de concurso completan la vastísima programación del festival.

Quentin Tarantino liderará a un Jurado Oficial con miembros ilustres (Danny Elfman, Arnaud Desplechin, Guillermo Arriaga) que tendrá mucho y, esperemos, bueno donde escoger. El cine norteamericano estará representando por Sofia Coppola (Somewhere), Vincent Gallo (Promises written in water), Darren Aronofsky (Black Swan), el veterano Monte Hellmann (Road to nowhere), Kelly Reichardt (Meek's cutoff), Richard J. Lewis (Barney's versión) y Julian Schnabel (Miral). La cinematografía europea compite con el alemán Tom Tykwer (Drei), la griega Athina Tsangari (Attenberg), el polaco Jerzy Skolimowski (Essential killing), los franceses François Ozon (Potiche), Antony Cordier (Happy few) y Abdellatif Kechiche (Venus Noire) y el ruso Aleksei Fedorchenko (Silent souls); mientras que el cine asiático, siempre querido en Venecia, nos trae las nuevas cintas del hongkonés Tsui Hark (Detective Dee), el vietnamita Tran Anh Hung (Norwegian Wood) y el japonés Takashi Miike (13 assasins). Apenas una cinta latinoamericana, Post mortem, del chileno Pablo Larraín, se las tendrá que ver con la siempre hinchada representación italiana: Noi credevano (Mario Martone), La Passione (Carlo Mazzacurati), La pecora nera (Ascanio Celestini) y La solitudine dei numeri primi (Saverio Costanzo).

De Orizzonti nos gustaría pescar lo nuevo de Catherine Breillat (La belle endormie), Hong Sang-Soo (Oki's movie), Ken Jacobs (A loft), Isaac Julien (Better life), Manoel de Oliveira (Paineis de Sao Vicente de Fora), F.J. Ossang (Dharma guns), Arnaud des Pallières (Diane Wellington) o Peter Tscherkassky (Coming attractions), mientras que de Fuera de Concurso no nos importaría hincarle el diente al documental de Casey Afleck sobre Joachim Phoenix metido a rapero (I'm still here), a la nueva película de Marco Bellocchio (Sorelle Mai), recuperar en pantalla grande el gran batacazo de Dennis Hopper (The last movie, 1971) y la marginal Wanda (1970), de Barbara Loden, la nueva locura surrealista de Svankmajer (Surviving life), el retrato de Elia Kazan realizado por Scorsese (A letter to Elia) y, si me apuran, la nueva fantasía épica de John Woo (Reign of assassins), a quien la Mostra otorga este año su León de Oro honorífico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios