Crítica 'Soy el número cuatro'

Yo fui un marciano adolescente

Soy el número cuatro. Acción / ciencia ficción, EEUU, 2011, 109 min. Dirección: D.J. Caruso. Guión: Alfred Gough, Miles Millar, Marti Noxon. Fotografía: Guillermo Navarro. Música: Trevor Rabin. Intérpretes: Teresa Palmer, Dianna Agron, Alex Pettyfer, Timothy Olyphant, Kevin Durand, Callan McAuliffe, Judith Hoag, Jake Abel.

Una de las cosas más aburridas que existen es una película fantástica sin fantasía. Y ésta lo es. Una de las cosas más tontas que existen es una secuela hecha aprisa y corriendo, con cálculo pero sin inteligencia, para aprovechar el éxito de otro producto que, a su vez, carecía de interés. Y ésta lo es. Desecho de tienta de la saga Crepúsculo que cambia sin convicción vampiros por marcianos, guiño tuerto a las películas de monstruos y superhéroes confiadas a los efectos especiales, Soy el numero cuatro (por mí como si fuera el cinco o el mil) es una versión posmoderna de las cutres pero divertidas series B para adolescentes de los años 50 tipo Yo fui un cavernícola adolescente o Yo fui un hombre lobo adolescente. Por debajo de ellas, lo que ya es mérito, esta peliculita que amenaza con traer secuelas no logra interesar ni cuando los monstruos ocupan la pantalla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios